Si eres famoso y te pronuncias sobre un tema delicado, en Twitter hay prácticamente dos resultados posibles: que te apedreen a tuits o que se monte una gran polémica. Ambas cosas las ha experimentado Amber Josephine Liu, una de las fundadoras del grupo de K-pop f(x), cuando se ha metido en un fregado importante y ha sido acusada de racista durante toda la jornada.

Conocida artísticamente como Amber, la estadounidense ha recibido multitud de palos tras publicar una desafortunada reacción a un vídeo viral. En este clip se ve como un hombre está siendo detenido por ir comiendo un bocadillo en una estación de metro de San Francisco. Se da la circunstancia de que el detenido es negro y el policía blanco, además de que muchos usuarios ponen en duda la legalidad de la detención, teniendo en cuenta la escasa gravedad del 'crimen'.

 

La rapera confesó en una entrevista que el detenido "merecía que le arrestaran por no mostrar suficiente respeto a la autoridad". Es cierto, por un lado, que el hombre se refiere al policía en términos muy despectivos, pero también es verdad que el delito por el que el policía le detiene es ridículo. La indignación del detenido ha llegado a las redes, donde los comentarios de Amber no fueron nada bien recibidos, hasta tal punto que la cantante ha sido acusada de racista por muchos tuiteros.

 

En el mismo clip donde Amber decía que el detenido merecía la reprimenda del oficial, una amiga suya explica que la exintegrante de f(x) es incapaz de entender el contexto de la situación, porque la comunidad negra en Estados Unidos está pasando por duros momentos de racismo sistemático por parte de las autoridades. Tras escuchar las explicaciones de su colega y meditar el asunto, Amber publicó un tuit pidiendo perdón.

 

"Lo siento mucho", comienza. "Vi un vídeo, juzgué sin pensar y mayormente metí la pata. Es culpa mía no estar al tanto del racismo sistemático que sufre la comunidad afroamericana en Estados Unidos, y se ha ido poniendo peor en la última década mientras yo estaba en otro país".

La estrella K-pop insiste: "Desde luego que estoy en contra del racismo y la discriminación. Me enfada ver que se acusa al chico del vídeo por el color de su piel. Es injusto y lamento no haberlo entendido desde el principio, así como lamento haberos hecho daño. Apoyo la causa #BlackLivesMatter, estoy avergonzada de haber ofendido a la gente con mi ignorancia y seguiré aprendiendo más sobre este tema".

En el vídeo, el policía le dice al detenido que acabará "yendo a la cárcel", a lo que este responde "ni de coña voy al talego por comer un puto bocadillo". El agente le explica que sería por resistencia a la autoridad, lo que el hombre niega. En otro vídeo se le ve siendo esposado por dos oficiales, mientras un tercero vigila el proceso. No sabemos a ciencia cierta si comer bocadillos en el metro es un delito en esa zona de California, pero desde luego la respuesta parece desproporcionada, algo que no debería haber puesto en duda Amber.