La vida de los youtubers de éxito es de lo más activa, pero hay historias dentro del sector que impresionan por precoces y divertidas. Es el caso de Jorge, un almeriense que acaba de cumplir 20 años en la cima de los creadores de contenido, y lo que le queda por llegar.

Conocido en las redes como Goorgo (léase 'yior-yo', aunque casi nadie lo pronuncie así), este creador de contenido nació en Almería poco antes de que terminase el siglo XX. Desde los 14 años está subiendo contenido a YouTube, y acaba de superar los dos millones de seguidores en la plataforma de vídeos.

 

La fama le llegó con sus gameplays de Call of Duty, el shooter tradicional más popular en consolas, aunque como muchos otros creadores de contenido se ha ido pasando poco a poco a Fortnite.

Su pasión por los videojuegos competitivos hicieron que en verano de 2016 diera un gran paso: fundar un equipo de esports. Se llama Team Heretics, y lo sacó adelante con su socio TheGrefg. Desde entonces el club ha ganado numerosas competiciones, y en Call of Duty son los mejores de España.

 

En 2018, con una base de seguidores ya muy sólida, se atrevió a sacar una canción con TheShooterCoc, donde dejaba ver su habilidad en el trap. La letra, cómo no, daba el cante con un ataque a Jordi Wild y referencias a Wismichu, el panorama youtuber y hasta a Mariano Rajoy.

Hace unos días cambiaba de residencia pasando de Barcelona a Madrid, y hasta Paula Gonu lamentaba tenerle lejos ahora. En respuesta, Goorgo publicaba: "Te voy a echar de menos :( Tienes cama aquí, you know".

Y es que Goorgo puede que venga del mundo de los videojuegos, pero sus publicaciones en redes cubren todo tipo de contenidos y siempre con mucha calidad audiovisual. Los viajes que se pega tampoco pasan desapercibidos, acumulando cientos de miles de likes.

En 20 años ya ha vivido muchísimo más que la mayoría de mortales, y su grupo de amigos está formado por la élite de los youtubers actuales: TheGrefg, Ampeterby7, DualCoc, Bytarifa o AlphaSniper97. Así que eso de que no le salga barba no debería preocuparle: a este ritmo le saldrán canas delante de una cámara, y millones de personas seguirán pasándoselo en grande con sus vídeos.