Flooxer Now » Actualidad

PELILLOS A LA MAR

Bigote femenino: ¿de verdad es una tendencia?

Las redes debaten seriamente si lo de lucir mostacho puede ser una reivindicación más en el mundo de la belleza.

Pero bigote de verdad, no como este

Pixabay Pero bigote de verdad, no como este

Publicidad

Los usuarios de Instagram y especialmente Twitter llevan unos pocos días tirándose de los pelos. En concreto los que salen debajo de la nariz a las mujeres, con un extenso debate sobre el bigote femenino.

La nueva vuelta de tuerca al asunto -que de nuevo no tiene nada- viene en palabras de Joanna Kenny, una influencer que ha traído la conversación de nuevo a primera plana. "La depilación es un privilegio y siempre debe ser una elección personal libre de juicios sin importar el género", aseguró en sus perfiles sociales.

Y para demostrar que no iba de farol, se dejó un notable crecimiento capilar encima de los labios, que inmediatamente inspiró a otros a seguir su ejemplo, a criticarlo, o a crear elaborados memes riéndose de la ocurrencia. Variedad de opiniones no faltaba, eso desde luego.

 

"Como tantos otros, crecí creyendo que el vello facial visible era antihigiénico, poco atractivo y masculino. Esto es algo que debemos cambiar colectivamente como sociedad", asegura en otro post Joanna.

Para los más críticos añade que "no tienes por qué encontrar esto atractivo", y justifica claramente su decisión: "Lo que quiero es que las personas no sientan que tienen que quitarse el vello facial para ser vistas como femeninas".

 

Atrevida reflexión que sin embargo remata con unas frases muy coherentes: "Quiero que las personas tomen decisiones sobre su cuerpo sin temor a ser juzgadas, no tomo decisiones estéticas para complacer a otras personas. Y tú tampoco deberías".

 

¿Estamos frente a un movimiento similar al #FreeTheNipple? ¿De verdad Joanna es capaz de inspirar a otras para que los pelillos de esa zona empiecen a brotar como espárragos en una cuneta? En las redes, al menos, la cosa ha calado hondo. Mientras nos lo tomemos con tolerancia y/o cachondeo inocente, de verdad que bienvienida sea cualquier tendencia peluda.

Publicidad