Seguro que alguna vez te has preguntado cómo será la sensación de tirarse encima de una multitud y que te reciban con los brazos abiertos para pasarte de unos a otros como si de un santo se tratara. La típica escena de concierto, vamos. Una escena a la que Billie Eilish está más que acostumbrada, y aun así esta vez se ha llevado una desagradable sorpresa...

Durante su actuación en el Austin City Limits Music Festival, celebrado en Austin (Texas), la cantante quiso aprovechar el emotivo clima que consiguió con 'Ocean Eyes' para bajar a la zona más cercana al escenario y vivirlo con sus fans. Y, aunque no se tiró por los aires, se trata de una acción más que heroica si tenemos en cuenta la cantidad de manos y brazos que se abrían paso para tratar de tocarla.

 

Pero Billie demostró una vez más su entereza y salió viva y (casi) entera de la hazaña. Y es que al volver al escenario en seguida se dio cuenta de que le faltaba un anillo y, lejos de pensar que quizá lo había perdido y dejarlo pasar, lanzó un mensaje bien claro: "Alguien me ha robado mi puto anillo, supongo que es mi culpa". ¡Surrealista!

La pobre Eilish, que ya daba por perdido se precioso tesoro, lanzó más mensajes para tocar la conciencia del ladrón: "Quédate esa mierda. Cuida esa mierda". Y, a pesar de que la multitud de fans coreó a voz en grito que el culpable le devolviera el anillo, el/la que fuera no se dio por aludido y ya guarda un recuerdo irrepetible del concierto de la artista.

Pero ni tan siquiera un hurto puede arruinar el humor de la joven, que terminó con un "El anillo está bien, no os preocupéis", y no dejó que el acontecimiento enturbiara el buen rollo tan característico de sus shows.

 

Seguramente este no será un anillo para dominarlos a todos, pero afortunado (y morrudo :P) el que se lo llevara.