Flooxer Now » Actualidad

POLÉMICA SENTENCIA

Condenan a dos tiktokers egipcias a 6 y 10 años de prisión

Las creadoras se enfrentan además a una multa millonaria y a acusaciones como 'tráfico de personas', cargos que las redes consideran demenciales.

Uno de los últimos posts de Mawada al-Adham

@mawda_.aladhm / Instagram Uno de los últimos posts de Mawada al-Adham

Publicidad

"Imagínate ser mujer, usar tus redes sociales y mostrarte bailando, cantando o riendo sin vergüenza alguna y por ello, ser repudiada familiarmente, socialmente y hasta encarcelada por ello", dice la tuitera Násara en su perfil. Y no se trata de ninguna exageración, acaba de pasar en Egipto.

Poca broma con eso de tener TikTok en determinados países ultraconservadores: el Tribunal Penal de El Cairo confirmó a principios de esta semana que Haneen Hossam y Mawada Al-Adhm están condenadas a 6 y 10 años de cárcel, además de una multa de 11.500 euros, una cantidad elevadísima para el nivel de vida en el país africano.

Las influencers fueron arrestadas hace justo un año, y ya entonces se las encerró bajo los cargos de "violar los valores familiares e incitar al libertinaje", todo por su manera de entender la vida y por subir vídeos que cuestionaban un poco las costumbres centenarias del país donde viven.

Haneem, por ejemplo, optaba por llevar colores muy vistosos y no cubrirse la cara en sus clips de TikTok, donde rozaba el millón de seguidores en el momento de su detención. La cuenta sigue operativa, pero desde la detención no hay ningún post nuevo.

Mawada sí cerró sus perfiles sociales, aunque todavía quedan clubs de fans con cientos de miles de seguidores que recuerdan las publicaciones que subía en redes. Su melena rubia, cosplays y la lucha por expresarse como le diera la gana no sentó bien a parte de la opinión pública.

Aunque a principios de este año los tribunales decidieron que la sentencia de libertinaje no seguía adelante e incluso revocó las penas de cárcel, la nueva condena las acusa de utilizar sus cuentas en TikTok e Instagram para "atraer y explotar a chicas a través de sus directos", según informa el medio local Egyptian Street.

 

Como era de esperar, la condena ha levantado un huracán de reacciones en Twitter, denunciando la inaceptable situación que viven los influencer en el país de las pirámides. De hecho, la sentencia afecta a otras siete influencers sin identificar que también han sido acusadas de "trata de personas", y todo por subir unas fotos sin más mensaje que el de la libertad de expresión.

 

Publicidad