“Trajimos a sus medios las jergas de las tabernas, eres tú quien cree la gran mentira del progreso, si el culmen del proceso es el regreso a las cavernas”. Son las palabras con las que Zasko Master se presenta al mundo desde las redes sociales, y aunque suena un poco enrevesado desde luego sabe lo que dice.

Este alicantino de 23 años se llevó a casa el pasado fin de semana la medalla de ganador en la Batalla de los Gallos de Red Bull, que se celebró en el abarrotado estadio de fútbol del Espanyol. Esa victoria le llevará a representar a España en la gran final internacional, que se celebrará el próximo diciembre en el WiZink de Madrid. Pero su carrera empezó mucho antes.

 

Crecido y entrenado en las calles, Zasko es un viejo conocido en la escena freestyle. Descubrió este mundo a los nueve años, y con 18 recién cumplidos se marcó las conquistas de la batalla callejera de Callosa de Segura y la Gold Battle 2014, sus primeros éxitos en la escena. Pocos meses después se estrenó en la Batalla de los Gallos oficial de Red Bull, donde coincidió con otro alicantino ilustre dentro del sector: Arkano.

Siempre provocador y consecuente con las letras que compone, es habitual verle en Instagram compartiendo reflexiones y momentos con sus amigos. Lo malo es que también se ha metido en alguna que otra polémica por sus canciones, como cuando Leticia Dolera y el rapero Hasen le acusaron de haberse pasado con sus letras. Nadie dijo que el camino del freestyle fuera fácil, y tanto insultar como que te insulten parece parte del juego.

 

Uno de los grandes éxitos en su carrera ha sido “Ella me dice que la quiera”, que acumula 3,2 millones de visualizaciones. Pero el territorio que más le gusta al “Rey de la Métrica” es el de los parques y barrios humildes, donde está con los suyos y puede dar rienda suelta a su flow. Fiel a su estilo, nada más coronarse en Barcelona dio un aviso a seguidores y rivales: "Hay Zasko para siempre. Esperadme en Madrid".