Flooxer Now » Actualidad

HATERS CANSINOS

Dani Marrero y las "Cosas que me dicen todos los días por ser trans"

El popular tiktoker ha hecho públicos los desagradables comentarios tránsfobos con los que batalla habitualmente.

Publicidad

Lo de ‘haters gonna hate’ es algo que se queda pequeño para toda esa gente cargada de odio que se dedica a difundirlo a través de las redes sociales. Vertederos enteros de negatividad que deben esquivar día tras día los personajes más populares de cualquier plataforma de moda.

Es una lástima que muchos prefieran coger la bifurcación del odio y no la del aprendizaje. Mensajes como el de Dani Marrero en TikTok han dado visibilidad al colectivo trans en infinidad de ocasiones y, aunque son minoría, algunos atacan por puro placer –o envidia famosíl oye, que tampoco lo descartamos–.

No hay justificación que valga y ya estamos aburridísimos de leer comentarios faltando al respeto anónimamente en cualquier red social. Daríamos años de vida para que esas actitudes fueran como los pantalones campana, que van y vienen y por los menos nos olvidaríamos de ellas durante unos añitos.

Pero no oye, no hay manera. Dani, aunque en raras ocasiones da pábulo a todas esas réplicas negativas, lo ha hecho por un día para visibilizar el hate con el que convive a diario: “Cosas que me dicen todos los días por ser trans”. El vídeo ya suma más de dos millones de visualizaciones.

Aunque el tiktoker le ha puesto algo de humor, y eso nos encanta, el hecho en sí es un verdadero fastidio. De hecho, Marina Riverss, su pareja y también usuaria de la red social, denunció en pleno Orgullo los ataques que recibían, tanto ella como Dani.

Está visto que ni el Dalai Lama evitaría a los trolls que moran por Internet buscando nuevas presas, sin importar el bien que hagan. Van con todo, sueltan su basura diaria y después a dormir a pierna suelta.

Pues a ver si con música de por medio esos haters comprenden un poquito y les entra en la mollera que hay cosas que no queremos leer o escuchar. Más empatía y menos mal rollo, si tampoco pedimos tanto.

Publicidad