Primero fueron las confesiones de estar mal sentimentalmente, luego los rumores que la situaban de vuelta en casa de sus padres, y ahora han sido los seguidores de Paula Gonu los que le han dado un pequeño palo a la influencer. Pero de buen rollo esta vez.

Resulta que una de las reinas nacionales de Instagram anda de viaje por Nueva York, lo que resuelve la duda de por qué estaba con sus padres cuando publicó su último vídeo en YouTube. Ambos la han acompañado a la Gran Manzana, donde está haciendo un recorrido por tiendas, peluquerías, parques y demás must-see de la que para muchos es la capital del mundo occidental.

¿Posado puro en el puente de Brooklyn? Check. ¿Comiendo palomitas en el estadio de los Yankees? Check. ¿Paseíto por el Central Park? Check, check y check. Son lugares que no te puedes perder por mucho que conozcas la ciudad estadounidense, y escenarios ideales para dar envidia de la buena a lo lejos.

El 'problema' es que Paula ha documentado tan minuciosamente su viaje que para algunos de sus seguidores ha sido demasiado. Las stories desde el avión, el taxi, comiendo, de camino a una quedada de fans de Daddy Yankee, Chinatown, el Soho, el corte de pelo de su hermano y mil aventuras más han resultado quizá un pelín pesado para la comunidad instagramer.

Paula subía anoche una encuesta a la red social con una pregunta clara: "¿Seguís queriendo un resumen del día?". La respuesta imaginamos que la dejó un poco planchada: 15% sí, 85% no. Vamos a ver, está claro que votaba el resquemor, porque a todos nos gustaría estar por allí con nuestra familia.

La influencer no se ha deprimido lo más mínimo por esa votación, como debe ser. Con unos 200.000 likes por foto estadounidense y rozando los dos millones de seguidores solo en Instagram, qué menos que los haters salgan de vez en cuando.

Quizá no le vendría mal guardarse alguna imagen para el regreso... ¿Qué enseñará si no a sus amigos en la típica quedada de "te tengo que enseñar unas fotos de mi viaje"? Una cosa es segura: va a traer una tonelada de recuerdos.