Si eres un usuario habitual de redes sociales, lo primero que se te viene a la cabeza cuando piensas en Twitter son las críticas por las que se ha hecho famosa la plataforma, los memes y la acidez de muchos tuiteros. Pero cuando uno de ellos abre su corazón y expone una situación personal delicada, también hay hueco para la compasión y la generosidad.

Es lo que ha experimentado @MaybeAinhoa, una tuitera de Mallorca que ha compartido una reflexión sobre su hermano a través de este altavoz digital. El niño tiene solo 10 años y un TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), un problema de salud mental que suele aparecer en la infancia. Como dice el propio nombre, los que lo sufren tienen problemas para mantener la atención en una única actividad de forma continuada, lo que al hermano de Ainhoa le ha traído una falta de adaptación con sus compañeros.

"Están dejando de invitarle a los cumpleaños", dice en el primer tuit del hilo. "Sus amigos de clase le están dando de lado. Se ríen de él en clase, o le esquivan cuando hacen grupos. Os aseguro que mi hermano tiene un corazón tan grande, que muchas veces él mismo no se da cuenta de ello".

 

Lo que se podría haber quedado en una reflexión más de los millones que se suben al día ha ido cobrando un carácter viral según ha ido conmoviendo a otros usuarios de esta red social: 15.000 retuits y 30.000 likes en cuestión de horas. Ha habido incluso personas muy populares que tratan de animar a Ainhoa con comentarios sobre ellos mismos, como Ana Morgade, que con casi 600.000 seguidores ha recordado que a ella también le gusta disfrazarse y que no pasa nada.

 

Personas de todo tipo han ido sumándose a los ánimos, subiendo fotos de sí mismas vestidas de dinosaurio o invitando al niño de esta historia a cumpleaños de otros niños en su zona.

 

 

 

 

Ainhoa es además estudiante de segundo curso de periodismo en el CESAG, un centro de estudios en Palma, donde parece que están muy orgullosos de cómo ha contado la historia.

 

La oleada de cariño que ha generado este hilo demuestra que en Twitter no todo tiene por qué ser cachondeo, y que de una historia capaz de unir a la comunidad también se pueden sacar bonitos momentos. Ainhoa, tu hermano es el mejor, y nosotros también nos disfrazamos de dinosaurios.