La actualidad a veces busca los rincones más inesperados para localizar las noticias. El Valle de los Caídos lleva tiempo en primera plana de los periódicos, pero la última novedad del monumento franquista no podría haberla previsto nadie.

Justo dos meses después del asalto frustrado al Área 51, un número creciente de usuarios de redes sociales se está organizando para invadir el lugar histórico al estilo Naruto. Es decir, corriendo con los brazos para atrás como si los invasores fueran ninjas sacados de un anime.

 

Cerca de 4000 personas se apuntaron al evento a través de Facebook, pero por motivos desconocidos la página en esa plataforma ha sido cerrada. La que sí sigue adelante es la cuenta Raid Valle de los Caídos en Twitter, que hasta propone un plan de batalla con un mapa donde sugiere cómo deberían actuar y dividirse los asistentes: un grupo de Narutos, otro de Nezukos (prota de Dragon Slayer y que también se las trae por su forma de correr), Furrys, Otakus, Gamers... en fin, el no va más del frikismo.

 

Aunque la cuenta no ha tenido el mismo éxito de convocatoria por número de seguidores, las imágenes del plan sí han corrido como la espuma por WhatsApp. Quizá el susto que se llevaron los asistentes al evento de Nevada por parte de las autoridades ha hecho que los posibles invasores se echen para atrás a la hora de confirmar su asistencia.

Por supuesto, las redes y especialmente Twitter no tienen el mismo temor a expresar sus opiniones y ni mucho menos a compartir memes sobre el asunto.

 

Hay quien va sugiriendo otros lugares que ocultan más secretos en Europa, aunque no lleguen al nivel de los extraterrestres secretos del Área 51.

 

En caso de que no sepas correr a la manera Naruto, existen hasta tutoriales con Fortnite. ¿Ventajas de correr así? Todavía no están comprobadas.

 

Y siguiendo con los gamers, hay algunos que saben exactamente qué herramientas tienen que llevarse a un evento como este.

 

Sea como sea, la moda de las quedadas imprudentes sigue adelante. Es muy probable que todo se quede en una broma internetera, pero imaginar por un momento a un ejército de furrys y otakus corriendo por la sierra de Madrid desde luego da para unas risas.