Hace muy poco tiempo, en una galaxia muy muy cercana... TACHÁN, suena la música de Star Wars, pero aparece el logotipo de Karmaland y el gritito de saludo de Vegetta777. No es comienzo de una película, es un montaje que uno de los millones de seguidores de la serie se ha currado para dar ideas a los youtubers que se han montado un curioso y loquísimo chiringuito en la plataforma de vídeos.

Vegetta es solo uno de los nombres donde hay gente como Lolito, Willyrex o el mismísimo Rubius, que se han dejado caer en el universo Minecraft dejando de lado lo que parecía la tendencia imparable en redes: Fortnite. Y es que el cuadrado juego de Mojang (ahora propiedad de Microsoft) es una mina de oro para que los usuarios hagan y deshagan a su antojo, y los usuarios parecen lejos de cansarse de estas aventuras.

 

AuronPlay, por ejemplo, no se ha ido de puente y con la excusa de recrear la consulta de su psicólogo ha hecho un millón y medio de visualizaciones de su último capítulo de Karmaland, publicado a través de su canal más gaming: Auron. Y la cantidad la ha conseguido en menos de 24 horas.

 

Es una cifra muy parecida a la de Vegetta, que en el mismo periodo subió un vídeo donde descubre una sala secreta dentro de una librería, algo así como lo que pasaba en el libro y la peli de El Nombre de la Rosa, y con eso se mete en el bolsillo a 1,4 millones de espectadores en un día.

Luzugames también se ha subido a la moda y es precisamente el que hace de psicólogo en el vídeo del que hablaba AuronPlay, donde tienen una conversación sobre Karmaland, cómo afrontan esta nueva aventura y cuáles son los problemas (que los hay) a los que ambos se han enfrentado. Todo desde el tono cachondo y divertido que ha hecho de esta serie un fenómeno en YouTube.

 

Karmaland sigue sorprendiendo a la audiencia y sobre todo a los participantes, con una estructura loca que quizá es la que guarda el secreto de su éxito. Y mientras mantenga la frescura, seguro que sigue congregando a millones de seguidores.