Marta Carriedo lleva unas semanas en el ojo del huracán tuitero por unas declaraciones que le están saliendo caras. La influencer vive a medio camino entre Madrid y Los Angeles, y siempre luce estupenda en las fotos que sube: una rutina de lujo y altos vuelos, donde normalmente aconseja sobre temas de belleza, moda y estilo. Muy influencing, vaya, como demuestran sus casi seiscientos mil seguidores.

Los problemas le han venido cuando se ha salido un poco del tema que más controla, cosa que le ha pasado cuando decidió aconsejar sobre temas de salud. Más concretamente, con medicamentos que le funcionaron para bajar una hinchazón.

 

La influencer quizá se pasa de coloquial refiriéndose a un fármaco (que se vende con receta) como que "pasa de estas mierdas", aconsejando a sus seguidores, por qué no, que si a ella le ha funcionado, lo más seguro es que a ellos también.

El tema no sentó nada bien a un buen grupo de médicos y farmacéuticos, que veían la importancia de su trabajo algo ninguneada. De hecho, Marta repitió en varias ocasiones que lo de la receta le "daba igual" mientras el medicamento funcionara... Digamos que se trata de un consejo algo imprudente.

 

Cuando parecía aparcada la controversia, la influencer se ha metido en otro fregao. Es verdad que está un poco cogido con pinzas, pero en Twitter han cogido un fragmento de un vídeo suyo donde habla de la importancia del maquillaje para las mujeres, y fuera de contexto suena tal que así:

 

La crueldad habitual de los usuarios más socarrones en esta red ha provocado un montón de retuits, memes y mensajes cachondos, que han sacado punta a lo que, por lo menos en este caso, podría ser solo la naturalidad de una broma personal de la influencer. Eso sí: no hemos podido evitar echarnos unas risas, y algo nos dice que si Marta tiene sentido del humor, también se habrá tomado las críticas con filosofía. Mientras no meta la pata con medicamentos...