Flooxer Now » Actualidad

PCRs exprés

Miranda Makaroff descubre las fiestas VIP sin mascarilla para influencers

La diseñadora y artista enseña en su Instagram un fiestote por todo lo alto donde los invitados "no hacía falta" que llevaran mascarilla, porque se habían hecho tests varios días antes. Teniendo en cuenta que ella no cree en las vacunas, tampoco es tan raro.

Un fiestote sin distancia de seguridad ni mascarillas.

Miranda Makaroff / Instagram Un fiestote sin distancia de seguridad ni mascarillas.

Publicidad

Seguro que te acuerdas de aquellos días en los que podíamos salir de fiesta sin mascarilla, juntarnos con conocidos o desconocidos, y bailar toda la noche. El maldito coronavirus nos ha arrebatado temporalmente algunos de los mayores placeres de la vida... pero no parece que afecte a los influencers más top.

Resulta que el finde pasado, el magnate de la aviación Carl Hirschmann y el fotógrafo de moda Dylan Don no quisieron renunciar a la fiesta de cumple que tenían prevista. Aficionados a la farándula, tienen muchos colegas en el mundo influencer, y entre ellos está Miranda Makaroff.

Suponemos que siendo un empresario relacionado con el mundo de la aeronáutica, Carl quiso celebrar su llegada a la cuarentena (la de la edad, no la del coronavirus) con personalidades de altos vuelos, y Miranda explicó (en inglés) el proceso de cómo no necesitaron mascarilla ni ella ni ninguno de los asistentes.

"Todos los invitados han pasado el test COVID un par de días antes, y fue una zona de baile segura", dice refiriéndose al espectacular chalé en Mónaco que sirvió de escenario para la fiesta. "¡Bailamos muchísimo! Lo necesitábamos, para nuestros corazones y almas", aunque no hablaba de las necesidades ni del peligro que supone para las vías respiratorias andar por ahí sin mascarilla.

"Los invitados, DJs y trabajadores también se hicieron PCRs unos días antes del evento", comentaba Carl, uno de los cumpleañeros, en su propio post-posturero. Y añadía una puntilla: "El resultado fue un poético recuerdo de los aparentemente descuidados tiempos pasados". Por desgracia, Miranda no llevó el outfit que ella misma diseñó el pasado abril. Hubiera sido la risa, eso seguro.

Teniendo en cuenta que estamos en una pandemia de consecuencias todavía imprevisibles, parece como mínimo inapropiado hacer un "poético recuerdo de los aparentemente descuidados tiempos pasados", ya que la fiesta que se montaron en el paraíso del lujo y el derroche a nivel mundial sería ilegal en unos cuantos países. Que se lo cuenten a Bryce Hall.

Muchos influencers europeos han seguido subiendo imágenes tan chulas como negligentes en el respeto a las normas que, por seguridad, todos deberíamos cumplir. Que te hagan un test "unos días antes" y des negativo no tiene una fiabilidad absoluta en cuanto a ser portador de la enfermedad, y las fotos nos hacen pensar que como uno de esos tests estuviera equivocado, se puede liar una gordísima en el panorama influencer internacional.

 

Tampoco extraña mucho que a Miranda le importe poco el tema COVID-19, ya que está convencida de que "si nos enseñaran a gestionar nuestras células desde pequeñitos, no necesitaríamos vacuna". Llámame loco, pero a lo mejor deberían a algunas personas deberían enseñarlas a distinguir la fantasía de la ciencia. Just sayin'.

Publicidad