Hay planes y planes. Momentos que tienes que pasar con la familia, cumpleaños, fiestas con amigos, y luego están las navidades: una mezcla de todas las anteriores que, por qué no, quizá ha llegado el momento de darle un toque literal de magia.

Ya, ya, no te agobies; sabemos que queda un montón de tiempo y lo mismo todavía andas en manga corta por la calle. Pero es que no siempre vas a tener la oportunidad de cenar donde cenaba Harry Potter, y menos en unas fechas tan señaladas: donde de verdad se cuecen hechizos es en Hogwarts.

 

Los estudios de cine donde se grabaron las películas estarán abiertos al público los días 10, 11 y 12 de diciembre, o sea que no te perderás la nochebuena en familia. Las malas noticias vienen ahora: el precio por comensal es de 270€, a lo que hay que añadir vuelos y estancia (porque están en Londres).

En caso de poder acercarte, el plan está muy bien definido. Te recibirán en el Gran Salón con bebidas y canapés, y la cena tendrá un suculento menú. Desde remolacha con naranja, ensalada de rábano con lima y espinacas a pavo asado, pasando por pera caramelizada con queso feta y ensalada de achicoria, aceituna negra y aderezo de cebollino. Y si no comes carne, también hay opción vegana.

 

"¿Casi 300 euros por una cena?", dirás. Bueno, no es así exactamente, ya que la cena incluye un tour de lo más interesante para los fans. Después de la comida viene el plato fuerte: un paseo por la casa Gryffindor, otra por la cocina de los Weasley, todas ambientadas como en las películas. El postre se servirá en el Andén 9 ¾, para luego subir al Hogwarts Express.

Los asistentes se dividirán en mesas de 12 comensales, y están disponibles a través de la web oficial de los estudios de grabación. Aun siendo caros, seguro que tiene mucha demanda entre los fans. Cruza dedos para que El Que No Debe Ser Nombrado compre todas las entradas y se marque una reventa al estilo Rosalía. ¡Avada Kedavra!