Aida Domènech, AKA Dulceida, ha alcanzado la cima antes de cumplir los 30. La catalana se ha convertido en uno de los nombres más visibles de la escena influencer, llegando a sacar colecciones de ropa, pintalabios y, ahora, una paleta de maquillaje. Aunque viendo los comentarios que ha provocado este último invento, el negocio no le ha salido como parece que pretendía.

En colaboración con una famosa marca de cosméticos, Dulceida está promocionando seis sombras en un pack que lleva desde el negro más oscuro hasta los tonos chocolate y tierra. Son los colores clásicos que, según la influencer, son sus favoritos.

La cuenta de @sealvgr en Twitter fue de las primeras en ver un tema espinoso en el lanzamiento de Dulceida: la paleta cuesta 57 euros, precio excesivo para muchos usuarios para lo que lleva el pack.

 

De hecho, hay gente que señala que dentro de la misma marca hay productos que llevan el doble de sombras y cuestan considerablemente menos (y con pruebas gráficas).

Una vez levantada la liebre, los comentarios comenzaron a ser más ácidos, observando el negocio redondo que podría estar haciendo este icono de la moda y los consejos en Instagram. Algunos de ellos hasta se pasaban un poco, se nota que tiene más de un hater...

 

 

Dulceida ha creado un imperio internetero más allá de toda duda. Las marcas siguen acudiendo a ella como un imán, y sus más de dos millones y medio de seguidores en solo en Instagram avalan que, aún con precios altos, es capaz de convocar a gente en busca de consejos de belleza.

Y que se sigue juntando con lo más top del panorama influencer y del famoseo, como demostró en una publicación donde posaba junto a Rosalía, Beret o Nicky Jam durante los últimos premios MTV. Lo que no ponía es si llevaba su paleta en el bolso... desde luego no estaba etiquetada en las fotos.