Flooxer Now » Actualidad

Seriedad por el COVID-19

Twitter le planta cara al April Fools más triste de su historia

La situación mundial no invita especialmente al cachondeo y algunos países tomarán medidas contra la difusión de bulos sobre el coronavirus. A pesar de todo, aún quedan tuiteros que ponen buena cara al mal tiempo.

April Fools 2020

Getty April Fools 2020

Publicidad

Por primera vez en muchísimo tiempo, todos los usuarios de Twitter están de acuerdo en algo: 2020 está siendo un año para olvidar. Con la pandemia del coronavirus, las consecuencias de este paréntesis en nuestra vida normal todavía están por saber.

 

Es algo que se ha notado especialmente hoy, durante la celebración del April Fools. Se trata del día en el que gran parte del planeta se dedica a tirarse bromas y mentirijillas, aunque no está el patio para muchas bromas.

 

Para evitar malentendidos, muchas empresas se están ahorrando el hacer los típicos chistes que inundaban las redes estos días. El caso más llamativo es el de Google, que en años anteriores ponía ofertas de trabajo en la Luna o transformaba su aplicación Maps en un gigantesco “Buscando a Wally”.

 

La cosa va todavía más en serio en países como Tailandia, donde el gobierno ha anunciado por Facebook penas de hasta tres años de cárcel y 90.000 euros por difundir bulos sobre el coronavirus. No hace falta irse tan lejos para encontrar ejemplos de seriedad: el ministro de sanidad alemán ha hecho campaña para luchar contra las travesuras en las redes bajo el lema de “El coronavirus no es una broma”.

Con un tono más respetuoso que otros años, las bromas han seguido publicándose en la red social, aunque son mucho menos numerosas y a quien se pasa de la raya le ponen muy rápido en su sitio.

 

Es lo que le pasó esta mañana a Kim Jaejoong, un idol K-pop que dijo esta mañana que tenía coronavirus para desmentirlo apenas 50 minutos después. Gracia, la justa.

 

Menos mal que queda gente como Ibai Llanos, una de las pocas personas para las que 2020 está siendo espectacular. El vasco es capaz de solidarizarse con cualquier causa benéfica, analizar la actualidad con humor y reírse de sí mismo en un tono de lo más contagioso.

 

Las propuestas, medio en broma medio en serio, para retrasar el April Fools a 2021 se han ido alternando con bromillas que sí han conseguido arrancar más de una sonrisa. Y menos mal.

Publicidad