La pandemia del coronavirus afecta ya a todo el mundo.Más de cien países han registrado contagios de esta enfermedad, que afecta ya a gran parte de la población. A pesar de que la OMS ha declarado que los animales no se contagian con el COVID-19, estas criaturas también sufren las consecuencias de la pandemia.

Un claro ejemplo de esta situación la han protagonizado los monos tailandeses. En la ciudad de Songkhla, en el centro del país, la población de primates salvajes se cuenta por miles. En este lugar, los monos habitan los antiguos templos budistas de la ciudad y son alimentados por los turistas que visitan la zona a diario.

Debido a la propagación del coronavirus, la tasa de turistas en Songkhla ha descendido considerablemente en los últimos días. Estos visitantes eran los que solían dar de comer a los monos, pero ahora ya no lo hacen. Como consecuencia, los miles de primates que viven en un parque público de Songkhla tienen mucha hambre.

En el vídeo de la parte superior se puede ver cómo decenas de monos salvajes hambrientos luchan por un plátano. Cuando uno de los animales huye con el botín, los demás primates corren tras él, queriendo hacerse con parte de la comida. Los hechos ocurrieron el 11 de marzo.

Los lugareños de Songkhla están acostumbrados a ver a estas criaturas deambular por la ciudad, pero se sorprendieron al ver la ferocidad con la que actuaban porque estaban hambrientos. Sasaluk Rattanachai fue quien grabó el vídeo y cuenta que nunca había visto a los monos “tan agresivos”: “Creo que tenían mucha, mucha hambre”.

Tras este incidente, los habitantes de Songkhla han dado a los monos sandías y tomates frescos para que coman. En el vídeo de la parte superior puedes apreciar cómo fue el momento.

© Newsflare 2020

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

VÍDEO: Un perro arroja el coche de su dueño a una piscina

VÍDEO: Salen disparados al romperse el brazo de una atracción de feria