Los colegios vuelven a abrir en China después de varios meses cerrados. Para todo el país esto es, sin duda, un gran paso hacia la normalidad. Sin embargo, se siguen pidiendo precauciones para evitar el contagio del coronavirus, como el uso de mascarillas y la distancia de seguridad.

Para que estas medidas se cumplan en los centros escolares, los profesores de un colegio de la ciudad de Hangzhou, en la provincia de Zhejiang, han pedido a los estudiantes que hicieran con sus padres unos sombreros que les permitieran cumplir la distancia de seguridad. Los alumnos, desde el primer día de clases después del confinamiento, han comenzado a utilizar estos curiosos sombreros para mantenerse a un metro de distancia de los demás.

Los gorros están hechos a base de palos, globos, cartulinas y cualquier otro material que los padres encontraron en casa y vieron de utilidad. Aunque estos sombreros sirvan para mantener la distancia de un metro entre unos y otros estudiantes, cada sombrero está decorado y hecho al gusto de los alumnos, y algunos resultan de lo más graciosos.

Además, la idea resulta muy original, ya que permite a los padres y a los profesores sentirse más relajados, y a los niños les recuerda que no se pueden tocar. Con el uso también de las mascarillas, se espera que el virus no se propague por las escuelas, y que se pueda volver a la normalidad académica cuanto antes.

Aunque todavía queda un largo camino por recorrer, que los niños puedan volver a las clases y continuar con la actividad docente es una prioridad. Esperemos que puedan seguir yendo a las clases sin más complicaciones.

Newsflare / ChinaRecorder

SEGURO QUE TE INTERESA:

En plena epidemia mundial, 20.000 turistas abarrotan un parque nacional en China

VÍDEO: Recrea una montaña rusa para entretener a su hermana pequeña durante la cuarentena