Cuando hacemos la cama muchas veces nos subimos a ella. Esto se debe a que, si es grande, no solemos llegar a todas las partes de la misma. Sin embargo, subirnos a una plegable supone un gran problema, ya que, si ponemos todo el peso en el lugar donde la estructura se dobla, se puede cerrar.

En Devon, Reino Unido, una mujer ha sido ‘comida viva’ por un sofá cama. Se trata de Dani Garland, de 25 años, y que, afortunadamente, se encuentra en buen estado. Como se puede ver en el vídeo, la chica estaba haciendo la cama de su amiga Shay Stock, cuando esta se cerró repentinamente.

Este vídeo, como muchos otros pone de manifiesto lo peligroso que resulta subirse a los sofás camas de pie. Al mantener el peso en la parte superior de la cama, la parte inferior tiende a elevarse, provocando este efecto aterrador pero tremendamente divertido para aquellos que lo vean desde fuera.

Antes de sufrir el accidente, su amiga ya la estaba grabando, hecho que revela que ya sabía lo que iba a ocurrir si Dani se subía de más en la cama. Las risas de fondo, además, demuestran cómo su intención era gastarle una broma pesada. Al final literalmente, porque pesar la cama pesaba.

No obstante, el colchón cobra aquí una función protectora frente a los barrotes de metal, frenando el golpe. De de esta forma la chica no sufrió ningún daño físico al cerrarse la cama. No así psicológico, ya que tuvo que aguantar las estruendosas risas de su amiga mientras ella intentaba escapar de las fauces de la cama que la había atrapado.

© Newsflare

SEGURO QUE TE INTERESA:

Perdió un brazo en un accidente, pero ahora es un crack al baloncesto