La cuarentena impuesta por la crisis del coronavirus está obligando a una gran parte de la población a seguir sus trabajos desde casa. Algunos de ellos no necesitan de videollamadas. Sin embargo, muchos trabajadores se están viendo obligados a adaptarse a plataformas virtuales, videoconferencias y otras aplicaciones para poder seguir activos en su trabajo.

Este es el caso de Stephen Beach, un párroco de Reino Unido, que con el objetivo de continuar dando sus misas de todos los días, decidió grabarse con la cámara del teléfono. Tal fue la dedicación del pobre vicario que incluso decidió encender unas velas para ambientar un poco su salón.

Sin embargo, colocar velas sobre la mesa no fue una buena idea, ya que, sin darse cuenta, el párroco terminó por quemarse el jersey al apoyarse sobre estas. Afortunadamente, Stephen resultó ileso.

Su sobrina compartió el momento en Twitter con la siguiente declaración: “Mi tío es el vicario de la parroquia de St. Budeaux. Anoche dio su sermón en línea y las cosas se pusieron un poco calientes bajo su collar. Disfruta”.

Sin duda, ha quedado claro que intentar hacer un trabajo a distancia es mucho más complicado de lo que parece. Sobre todo si éste requiere de videollamadas para poder llevarse a cabo.

© Newslare / Stephenbeach

SEGURO QUE TE INTERESA:

VÍDEO: Va al súper dentro de una burbuja para protegerse del Covid-19

El ingenioso método para que un perro ciego pueda hacer ejercicio durante la cuarentena