Flooxer Now » Actualidad

Pikachu a la vista

Se viste de Pokémon en la cuarentena para alegrar a su abuela con Alzheimer: "Antes me cuidaba ella, ahora la cuido yo"

Una streamer y cosplayer que convive con su abuela se ha vuelto viral gracias su emotiva y original manera de sorprenderla cada vez que la ve por el pasillo de su hogar.

Los ancianos son los más perjudicados por la actual crisis del COVID-19

Getty Los ancianos son los más perjudicados por la actual crisis del COVID-19

Publicidad

Las duras medidas de cuarentena que se están viviendo por todo el mundo han dejado a muchísimas personas aisladas. Una falta de contacto que pasa factura a aquellos que viven solos o, peor todavía, a los que viven acompañados y no recuerdan que comparten su día a día.

Hablamos de casos como el de Marién, una estudiante de Farmacia en la universidad de Granada que se ha vuelto viral por la ternura que demuestra en casa. En sus ratos libres retransmite por Twitch: “Juego sobre todo al TFT, LoL, CSGO, FF XIV y al Diablo3, a veces al Overwatch y WoW”, dice su perfil en esa plataforma, pero lo que la ha hecho famosa en redes durante las últimas horas es su faceta cosplayer.

“Mi abuela vive conmigo desde que tengo 4 años”, dice el tuit que la ha popularizado en redes. “Antes me cuidaba ella, ahora la cuido yo”. Es una realidad que a muchísima gente le toca vivir, con el hándicap añadido de que la señora padece una seria enfermedad degenerativa.

Marién busca hacer ese trago más llevadero para ambas, y por eso en ocasiones se viste de Pikachu, buscando la sonrisa de su compañera de vida: “Me gusta ir disfrazada por casa porque la hago reír. Por el Alzheimer, cada vez que me ve así vestida es como si fuera la primera, y se ríe mucho”.

 

El clip de apenas un minuto es tan emotivo como tierno. Recopila varias ocasiones en el mismo día donde la anciana se sorprende por la apariencia de su nieta, siempre con buenas palabras y ese cariño que solo los mayores son capaces de proporcionar.

 

Siendo además población de alto riesgo por la epidemia que nos mantiene a todos en casa, la respuesta de los tuiteros ha sido abrumadora: camino de los dos millones de reproducciones y decenas de miles de comentarios animándolas a ambas.

 

Una historia inspiradora de las que tanto hacen falta en el día a día, pero que ahora más que nunca se agradecen para recordar que el ser humano es capaz de cosas maravillosas. Especialmente cuando se disfraza de Pokémon por una buena causa.

Publicidad