La tragedia vuelve a cebarse con el K-pop, y esta vez no se conocen las causas de un fatal desenlace. Hablamos de la muerte de Kim Jeong-hwan, más conocido como Yohan, el joven integrante de TST, una banda formada en 2017 que no ha llegado a cumplir su tercer aniversario.

"Lamentamos comunicar que tenemos muy malas noticias", empieza un comunicad de KJ Music Entertainment, sello musical del grupo. "El 16 de junio, Yohan partió de este mundo. Su familia está devastada y guardando luto, y pide a los medios de comunicación que por respeto se abstengan de publicar artículos donde se especule sobre las causas de la muerte".

Es una petición habitual en estos casos, porque cierto sector de la prensa coreana es especialmente incisivo a la hora de juzgar e indagar en el pasado de los artistas. Yohan había comenzado su carrera como miembro de 'No Other Man', otra boy band de éxito moderado, y a mediados de 2017 se anunció su participación en 'Top Secret', más conocidos como TST.

Muy activo en redes sociales, hace poco había compartido con sus seguidores en Instagram fotos de su celebración de cumpleaños y sus deseos para el futuro: "Quiero viajar". Lo decía en unas imágenes donde se le veía perfectamente sano en una playa, aparentemente feliz y tranquilo.

Desconociendo los motivos de la muerte y con la petición de la familia de evitar suposiciones, es posible que sus seguidores nunca sepan los motivos por los que perdió la vida el pasado lunes. Lamentablemente, la industria del entretenimiento coreano está acostumbrada a este tipo de noticias en los últimos meses.

En octubre de 2019 se suicidaron Sulli y Goo Hara, dos idols muy queridas que no pudieron soportar el acoso que recibieron por redes sociales. Dos años antes era Kim Jong Hyun quien acababa con su vida, después de una larga depresión.