MALTRATADOS

El demoledor vídeo que expone el abuso de elefantes en Tailandia

Estas imágenes desgarradoras exponen la realidad del trato a los elefantes en Tailandia, siendo explotados para satisfacer a los turistas.

Caters News

Publicidad

Estas imágenes desgarradoras exponen la realidad del trato a los elefantes en Tailandia, siendo explotados para satisfacer a los turistas. Aaron Gekoski capturó las imágenes desgarradoras en varios lugares del país en agosto de 2022.

Laura Slayman abrió el camino después de completar la investigación en muchos lugares, descubriendo lo que realmente está sucediendo en estos campamentos de elefantes. Las horribles imágenes muestran a estas hermosas criaturas apuñaladas con clavos, encadenadas y paseadas con heridas sin tratar.

Ella junto a Gekoski visitó ocho "atracciones" de elefantes en Tailandia: Sanctuary of Truth, Samphran Elephant Ground and Zoo, Pattaya Elephant Village, Nong Nooch Tropical Garden, Khao Kheow Open Zoo, Chang Thai Thappraya Safari, Chang Siam Camp y Chang Puak Camp, y encontró crueldad y abuso en cada uno de ellos.

En Khao Kheow Open Zoo en Bang Phra, los cuidadores usaban clavos, en un aparente intento de ocultar el abuso al público, para apuñalar a los elefantes, incluido un bebé llamado Saan Suay, que fue apuñalado detrás de la oreja y del costado, y otro que fue apuñalada y le arrancaron la oreja antes de gritar de dolor. Los elefantes también fueron apuñalados con clavos en el Jardín Tropical Nong Nooch, según nuestro investigador.

Los elefantes mostraron signos de zoocosis, o angustia psicológica presente en los animales en cautiverio, como mover la cabeza, balancearse hacia adelante y hacia atrás y caminar de un lado a otro.

En el parque Chang Siam, un elefante que mostraba signos de zoocosis también tenía una herida visible en la mejilla y una mancha de lágrimas debajo de un ojo. En Samphran Elephant Ground and Zoo, un elefante caminaba de un lado a otro, encadenado por el cuello.

El investigador observó el uso frecuente de bullhooks (palos con ganchos de metal afilados que se usan para controlar a los animales a través del miedo y el dolor), incluso en Pattaya Elephant Village, donde observó a un cuidador que afilaba un bullhook y a otro elefante enganchado por la oreja, lo que provocaba que el animal gritara. También estuvo en el campamento de elefantes de Chang Puak, donde un cuidador golpeó con fuerza las patas traseras de un elefante con un garfio.

Antena 3 » Animales

Publicidad