Flooxer Now » Animales

QUEENSLAND

Un grupo de urracas se enfrenta a una serpiente en Australia

Una profesora de Queensland consigue grabar el feroz enfrentamiento entre una pitón y un grupo de urracas.

Caters News

Publicidad

La profesora de primaria Shannon Sweeney, de 29 años, estaba sentada en la terraza de su casa en Queensland (Australia) cuando oyó un gran ruido procedente de un grupo de urracas. Rápidamente se dio cuenta de que esto se debía a que la pitón de cabeza negra se movía por el suelo.

Shannon dijo: "¡Me emocioné mucho al ver la serpiente!". Aparentemente, la serpiente se acercaba a las urracas por el sonido que estaban emitiendo con su graznido.

Poco a poco, las urracas se alejaban de la enorme serpiente sin dejar de graznar para intentar intimidarla. "Finalmente, las urracas abandonaron el lugar y la serpiente también. No me asusté porque en Australia es muy común encuentros así", señaló.

La pitón de cabeza negra (Aspidites melanocephalus es una especie de serpiente de Pythonidae (la familia de las pitones) que es endémica de Australia.

Los adultos de A. melanocephalus suelen crecer entre 1,5 y 2 metros de longitud total, pero pueden crecer hasta un máximo de 3,5 metros. El cuerpo es musculoso con un perfil aplanado, mientras que la cola se estrecha hasta convertirse en una punta delgada.

La dieta de estas serpientes consiste principalmente en reptiles, incluidas serpientes, pero se alimenta de mamíferos y otros animales si están disponibles.

No es la primera vez que vemos a serpientes protagonizar extrañas peleas en Australia como demuestra este vídeo viral en la que una hormiga no tiene miedo de enfrentarse a una de ellas.

Una hormiga grande desafiaba a una serpiente marrón venenosa a una batalla aterradora en un camino de tierra en el interior de Australia.

El empresario Seth Emery, de 37 años, y sus dos hijos estaban acampando con amigos en Waitpinga Camp Site en Australia del Sur cuando vieron a la pareja luchando en la tierra.

En las imágenes se ve a la hormiga atacando la cabeza de la serpiente mientras el reptil se agitaba alrededor de la tierra en el suelo. La hormiga no soltó a la serpiente, pero el reptil sobrevivió al ataque.

Publicidad