Admitámoslo: el Whastapp y las redes sociales son una GRAAAN forma de ligar. Nos permiten descubrir gente, saber un poco más de los que ya conocemos y, al final, nos ahorran la vergüenza de decir cara a cara lo que a veces sentimos o pensamos. Eso sí, lo reconocemos, muchas veces parece más fácil de lo que es y nos puede costar un poco saber hacia dónde dar el primer paso para lanzarnos a la piscina. Si a ti también te pasa, don't worry, aquí van algunos tips para saber cómo lanzarte a través de las redes sociales.

Formas de ligar por Instagram

  • Stalkeo a fotos antiguas. Si estás buscando llamar su atención para que se fije en ti, esta es una de las mejores tácticas. Reconoces que te has mirado su Instagram de arriba a abajo, ¿verdad? Bueno, ahora solo hace falta que le des un like (o varios) a antiguas fotos. No hablamos de fotos de hace dos días sino de ir más allá y buscar las de hace un par de meses. Cuando lo vea sabrá interpretar que estás interesado/a.
  • Sígueme y te sigo. El followback de toda la vida aplicado al ligoteo. Es decir, si te ha seguido y te gusta ¡no dudes en seguirlo! O si te has fijado en algún amigo de amigo que merece la pena... No titubees y dale un follow. Iniciar una conversación así será mucho más fácil.
  • Aprovecha sus historias. Este punto vale tanto si os conocéis como si vienes del punto anterior. Las historias que solo duran 24 horas son una excusa perfecta para enviar un mensajito. Ya sea alguna broma para picar, un comentario o algo más atrevido, si te lanzas...

Formas de ligar por Whatsapp

  • Aprovecha sus estados y tus estados. Al igual que en Instagram, Whatsapp te pone en bandeja eso de contestar los estados. Responder a algunos (que no a todos) de sus stories estará mostrando que estás interesado/a. Juega tu baza y aprovecha ese medio para subir también algunas cosas que te interesa que vea.
  • Empieza la conversación de forma que enganche. Aquí va una recomendación. Si envías únicamente iconos será más difícil contestar algo al mensaje. Sin embargo, si lo que contestas va con algún tipo de pregunta, "¿te veo que lo pasas mal, eh?", "¿eso dónde es?", "¡Oye! ¡Qué fotón! ¿Cuándo nos vemos?" será mucho más fácil que entre a la conversación y esta se alargue para terminar en cita o una "quedada desenfadada... ¿Te hace?".
  • Hazte desear. Está muy bien que nuestro objetivo sepa que nos interesa pero tampoco hay que pasarse. No hay que contestar al minuto a lo que nos escribe (hay más vida ahí fuera y puedes estar viviéndola), por lo que dejar que pasen algunas horas para leer y contestar el mensaje puede venirte bien para hacerte desear un poco y que él o ella te eche de menos.
  • Mantén viva la conversación. Muchas veces no es importante lo mucho o poco que alarguemos la conversación sino lo interesante que sea. Una buena idea es proponer un juego de preguntas y respuestas en el que sí o sí hay que contestar de forma sincera. Así os conoceréis un poco más y veréis por dónde va cada uno (si ambos estáis interesados, si entra al juego, si no entra demasiado...).

Dicho esto solo queda ponerte ¡manos a la obra!