Flooxer Now » DIY

CUIDADOS BÁSICOS

Consejos para proteger tus tatuajes en verano

Con el sol, el calor, la arena, el color y la playa es necesario proteger nuestros tatuajes para que tanto el dibujo como nuestra piel estén lo más cuidados posibles.

Piernas tatuadas al sol

Getty Piernas tatuadas al sol

Publicidad

Cada vez somos más los que queremos dejar nuestra piel marcada para siempre con recuerdos, momentos importantes o, simplemente, frases y dibujos que nos han gustado o tienen un significado especial para nosotros. Si ya te has lanzado a tatuarte en alguna parte de tu cuerpo sabrás que existen ciertas recomendaciones que debes tener en cuenta para cuidar esa zona. Al igual que cuando te haces un piercing.

Pues bien, con la llegada del verano, el sol y el calor, esos cuidados no deben olvidarse y, de hecho, se debe prestar una atención especial a estas partes. No es necesario un ritual complicado pero sí unos pasos sencillos que debemos tener muy presentes SIEMPRE.

Estas son las claves para proteger tus tattos del sol.

  • Lo primero que debes tener en cuenta es que el verano no es una buena época para hacerte uno. Así que si lo estás pensando, espérate a que pase la época de sol, playa y arena para hacerlo. La posibilidad de que haya roces e infecciones es mucho mayor y, además, tendremos que llevarlo tapado y no podremos bañarnos en los primeros días. Lo dicho, guárdate una fecha para cuando pase el buen tiempo. Será mucho mejor.
  • Con respecto a los tatuajes que ya tienes hechos (y que suponemos que tienes desde hace más de un mes) es recomendable taparlos (si puedes), para que no les dé la luz del sol directamente durante horas. Si no es posible, entonces debes aplicarte un factor de protección alto en la zona. Si protegerse del sol y no quemarse es importante en general, en las zonas de tatuajes hay que tener especial cuidado. Por eso, debes renovar la protección cada poco tiempo, aproximadamente cada una hora o dos.
  • La arena, la sal y el cloro pueden irritarnos la piel en algunas ocasiones. Mantente alerta y no te rasques especialmente en la zona en la que tengas el tatuaje. Si lo haces, solo te causarás irritaciones y podrías provocar infecciones.
  • La recomendación general de los tatuadores es que lavemos la zona específica con jabón con pH neutro, porque así conseguiremos un efecto menos agresivo con la piel. Sin embargo, sabemos que pasado el tiempo (y acabado el primer bote de gel pH neutro) quizás pases de esa recomendación. Vale, no nos meteremos a juzgar si lo haces o no, pero sí te recomendamos que aproveches esta época para volver a lavarte con él si no lo haces. Como te hemos dicho más arriba, el verano y el ritmo que llevamos suelen irritarnos la piel, y si aprovechamos la ducha para lavarnos con un gel poco agresivo con ella, ¡nos ahorraremos problemas!
  • Aplica crema hidratante para evitar que la zona se seque. Es vital mantener hidratada la piel para aportar elasticidad y que no nos tire. Así, protegeremos el tatuaje. Tras la ducha de rigor para quitarte la arena de playa, ¡que no se te olvide la crema!

Con estos tips podrás lucir tatuajes y piel perfecta durante mucho tiempo.

Publicidad