A todos nos ha pasado: quedamos una vez con alguien (o a veces, ni eso) y la cita tiene dos puntos de vista: la de la otra persona, que queda encantada y la tuya, que -siendo sinceros- no volverías a repetir ni si te borrasen la memoria. Pero tu pareja insiste e insiste en volver a quedar y tú piensas en recurrir a las excusas de siempre. ¡ERROR! Existen frases que nunca deberías pronunciar si realmente no quieres volver a quedar con alguien. ¿Cuáles son y por qué?

- No tengo dinero. A ver, puede que sea verdad pero no es una excusa que sirva de mucho. Primero (y es algo que repetiremos a lo largo de todo el artículo) porque cuando apetece y la otra persona te gusta, buscas el dinero, lo pintas o, lo que es más razonable, buscas planes en los que no gastar un duro pero quieres quedar con ella.

Segundo, porque al final todo el mundo tiene (o tendrá, en un futuro cercano) dinero para tomarse un refresco en un bar, un helado de un euro en un restaurante de comida rápida o unas pipas en las tiendas de alimentación… Vamos, que no te servirá de excusa. Y por último, ¿qué vas a responder si te contestan con un “no te preocupes, esta vez invito yo”?

- No tengo tiempo. De nuevo, si se tienen ganas… Existen minutos en el día (y ya no te contamos en la semana) para sacar huecos si se quiere.Esta excusa solo hará que la persona entienda que es verdad y te insista un poco más adelante para ver si están un poco más liberado. ¡Ojo! Si no es una excusa y es verdad, entonces a la vez que cuentas que estás muy liado busca una fecha alternativa para que se vea que tienes un interés real y no que estás dando largas.

Pareja besándose a través de un móvil. | Getty

- No había visto tu whatsapp. A ver, en el mundo en el que vivimos, ¿qué posibilidades hay de que esto sea real? ¿Qué posibilidades hay de que ni siquiera veas su conversación con unos cuantos mensajes sin leer? Ya ni siquiera hablamos de que te metas a leerla pero sí de que la veas. Creemos que en el top de “excusas horribles que no cuelan ni de broma” esta se sitúa en los primeros puestos.

- Cuando eso, te aviso. Pfff… Todos los presentes sabemos que ese día no llegará, aunque la verdad es de las excusas más clásicas que conocemos (por eso, se ha colado en esta lista de frases que no debes decir). Está casi tan usada como el “no eres tú, soy yo” y tampoco te quitará el problema de encima, sino que lo alargará en el tiempo.

Nuestra posición en este aspecto es que optes por la sinceridad suave (sin crueldad). Es decir, que digas que no estás en el mismo momento que la otra persona, que buscáis cosas diferentes o que quizás te estás agobiando un poco y prefieres dejar de quedar. Algo que deje claro que -por ahora- no quieres volver a quedar con él o ella, para que no haya confusiones.