Flooxer Now » DIY

Escalofriantes

Halloween: ideas originales de disfraces para inspirarte

Solo quedan dos semanas para la noche más terrorífica del año, así que mejor ir preparándos. Aquí van unas ideas originales con las que triunfarás seguro

No te quedes sin disfraz

Getty No te quedes sin disfraz

Publicidad

Halloween es una fecha perfecta para sacar la creatividad que llevas dentro e inventarte un fiestote de esos que se recuerdan. Da igual que sea en una casa o en un bar, la excusa para salir de fiesta ya la tienes (y las ganas también). Entonces, ¿qué te falta para que sea redondo? Por supuesto, un buen disfraz.

Si no eres bueno en eso de inventarte una vestimenta para el Día de los Muertos, no te preocupes. Hemos buscado unas cuantas posibilidades para ayudarte con la inspiración y que encuentres un disfraz que mole, que dé miedo y, además, que sea cómodo (importante para disfrutar de la fiesta hasta que el cuerpo aguante).

- Inspírate en IT. Una de las películas de miedo por excelencia que, además, este año ha estrenado su segunda parte en los cines. Mola mucho si sois dos y uno va con un chubasquero amarillo y un barquito de papel y el otro disfrazado de payaso, de rojo y con un globito del mismo color. Fácil, sencillo y, además, daréis bastante miedo.

- Uniforme y mirada perversa. No hay nada como tirar de series que han tenido éxito para disfrazarse. Hazte con un uniforme de colegio y métele detalles terroríficos como una cicatriz en el cuello, una herida en la cabeza o sangre cayendo de la boca. Pasarás de ser un niño bueno instituto al más escalofriante asesino (o víctima) adolescente.

- La casa de papel. Si hablamos de comodidad, ¡este es el disfraz estrella! Solo necesitarás una camiseta gris, un mono rojo y una careta de Dalí. El disfraz 10 para la serie del año. Eso sí, deberás enseñar muy bien esa “mirada” fija en la gente con la careta puesta y los dejarás helados.

Escena de 'La casa de papel' | Atresmedia

- En pijama. Una camiseta, un camisón o un pijama viejo con agujeros. A partir de ahí puedes hacer todas las modificaciones que quieras en tu disfraz desde parecer “la niña de la curva” hasta el muñeco Chucky. Despéinate el pelo, maquíllate de blanco, ponte unas lentillas y algo de sangre. ¡Nunca falla!

- La momia o el zombie (para bajo presupuesto). Con ayuda de unas vendas o papel higiénico puedes crearte un disfraz desde lo más clásico hasta el más original (con tripas colgando o un mango de cuchillo sobresaliendo de tu cuerpo).

Pero lo más importante: recuerda que además del disfraz, lo más importante para Halloween es la actitud terrorífica que elijas: llevar la mirada perdida, mirar a los ojos fijamente, susurras palabras escalofriantes...

Publicidad