Seguro que no habías nacido, pero antes que el euro, la moneda que se utilizaba en España era la peseta. El cambio a los euros supuso dejar atrás nuestra moneda propia y compartirla con otros 18 países. Pero esto no significa que todas las monedas y los billetes que circulan sean iguales, cada país tiene libertad para emitir el motivo que considera más oportuno y hasta establecer ediciones especiales con motivo de algún homenaje o aniversario.

La numismática es el estudio y coleccionismo de monedas y papel moneda. A lo mejor, te puede parecer que coleccionar monedas es algo muy antiguo, pero la verdad es que es una afición que está en auge, y las monedas de dos euros son la joya de la corona. Puede ser que tengas un pequeño tesoro en tu bolsillo y no lo sepas. Por su tamaño y diseño, este tipo de monedas pertenecientes a ediciones especiales se han revalorizado, alcanzando en algunos casos valores superiores a 2.000 euros.

Aunque un aficionado a la numismática las reconocería a simple vista, el resto de los mortales pueden no encontrar en ellas ninguna peculiaridad. En este vídeo te enseñamos a reconocerlas para que, en caso de dar con alguna de estas monedas, casualidad muy probable dado que hay miles actualmente en circulación, y la pasta que podrías llegar a no dejes escapar la oportunidad de hacerte con una buena pasta.

Aquí dejamos un listado con las principales monedas y su origen:

San Marino (2004): San Marino no forma parte de la Unión Europea, aunque sí se adhirió al euro. En 2004 decidió acuñar una tirada de 110.000 monedas para homenajear a Bartolomeo Borghesi, un conocido historiador italiano que destacó en el área de la numismática y arqueología.

Finlandia (2004): En 2004 el Banco Central Europeo aprobó la primera serie de monedas conmemorativas y, siguiendo sus indicaciones, Finlandia acuñó medio millón de monedas de 2 euros que homenajeaban a los 10 nuevos miembros de la UE.

Vaticano (2005): Por norma general, las monedas acuñadas en este pequeño país son muy valoradas entre los coleccionistas. No obstante, las 100.000 unidades fabricadas en 2005 para conmemorar la Jornada de la Juventud celebrada en Colonia.

Bélgica (2005): Con motivo de la de la Restauración y reapertura del Atomium de Bruselas en 2006, Bélgica lanzó 6 millones de ejemplares con la imagen de este monumento.

Eslovenia (2007): para celebrar el 50 aniversario de la firma del Tratado de Roma, todo un hito del proyecto de integración europeo, se acuñó en Eslovenia una edición especial de 40.000 monedas. El hecho de que la tirada fuera reducida y de que constituyera la primera serie de monedas de acuñación común, ha hecho a estos dos euros revalorizarse.

Mónaco (2007): La moneda de dos euros mejor valorada fue acuñada en Mónaco. Se fabricó en 2007 para homenajear a Grace Kelly, actriz estadounidense y ganadora de un premio Óscar que contrajo matrimonio con el príncipe Raniero III convirtiéndose en Princesa consorte de Mónaco.

Alemania (2008): Puede que este sea uno de los ejemplares más curiosos, ya que el valor que ha alcanzado esta moneda se debe a un error. En 2007 el reverso de las monedas de la eurozona tuvo que cambiar para añadir al mapa los nuevos miembros de la Unión Europea; sin embargo, en Alemania se acuñó una tirada con el mapa antiguo.

España (2009): Nuestro país también se ha hecho un hueco en el mercado de la numismática. En 2009 acuñó una tirada de 100.000 unidades con motivo de la conmemoración del aniversario de la Unión Económica y Monetaria. En este caso también hubo un error, pues las estrellas de la cara de la moneda se acuñaron a una escala superior al diseño original.

Malta (2011): Para conmemorar las primeras elecciones maltesas en 1849 se decidió acuñar una edición limitada de 430.000 ejemplares de esta moneda de 2 euros.

Mónaco (2015): Las monedas acuñadas en Mónaco son muy poco comunes y, además, están fabricadas con una calidad superior llamada 'proof'. Este hecho hace que su valor se revalorice cada año, por ejemplo, esta moneda con el motivo del 800 Aniversario de la Construcción del Primer Castillo en la Roca.

Si tienes alguna de estas monedas en tu poder, puedes ponerlas a la venta en páginas de subastas o de coleccionismo que encuentres online. También puedes acudir a cualquier tienda de numismática.