El verano suele traer consigo un aumento exponencial de nuestro tiempo libre, lo que significa también que suben peligrosamente nuestros niveles de aburrimiento. Afortunadamente, todos sabemos que una de las mejores maneras de paliarlo es a través de las redes sociales. Benditas sean.

A la hora de hacer un directo en Instagram, todos queremos ser los más originales. Los hay de todo tipo... cocineros expertos, influencers en playas paradisíacas, futbolistas dándole toques al balón e incluso cantantes mostrándonos su última sesión de grabación.

Todo vale en este mundillo. Y teniendo en cuenta que nosotros no tenemos una ocupación laboral que nos permita enseñarle al mundo nuestras vergüenzas y que muestren el más mínimo interés por ellas —presupongo que vosotros tampoco—, tenemos que tirar de imaginación y encontrar formas chulas de dar la nota y ser los más visitados del verano, ya sea en Gandía o en la plaza de tu pueblo.

Algunos optan por lo clásico: conciertos, surf, alpinismo... hasta unas cervezas con cacahuetes rancios les valen para compartirlo con su lista de seguidores.

Nosotros en cambio hemos decidido ser un poco más originales y presentaros nuestros cuatro planazos para demostrarle al mundo que no sois solo una cara bonita:

Presume de compras: no hablo solo de ropa, hablo de todo. Nunca está de más ir a la librería a por el último éxito de ese autor que tanto te gusta, o de pasearte por las rebajas de una tienda de decoración para gastarte la extra que tanto te ha costado conseguir. Matarás dos pájaros de un tiro: podrás leer un best-seller mientras muestras que también tienes estilo en tu habitación.

Descubre lugares nuevos y muéstralos al mundo. Sí, suena complicado que en el siglo XXI haya cosas que nadie pueda encontrar con un googleo rápido, pero la esperanza es lo último que se pierde. Además, más que el lugar, importa la perspectiva. Busca parajes lejanos en tu lugar de vacaciones y aléjate del ‘turisteo’. A la gente le encanta ver lo que nadie más le puede enseñar: insisto, lo importante aquí es el punto diferencial que tu sepas darle. Ejemplo: en lugar de hacerte una foto sujetando la Torre de Pisa, pégale un moco.

Animales: Las estrellas de Instagram. Ya puede ser aburrido de narices lo que estás contando, que sí sale un gato en tu directo, tendrás éxito garantizado. La efectividad de los felinos está más que probada, pero vale cualquier animal, tanto propio como ajeno. Eso sí, no abuses de ellos y págales sus derechos de imagen con merecidas recompensas.

La familia es lo primero. Recordad, no hay cosa más importante que tus seres queridos, y ellos siempre deberían tener un lugar privilegiado en tu Instagram. A todos nos encanta cotillear aspectos personales de otras personas, ¿por qué no iban a ser interesantes los tuyos? Aunque recuerda pedirle permiso a la abuela antes de abordarla, que aquellos eran otros tiempos