Cuando uno decide vivir solo todo parecen ventajas, pero cuando te das cuenta de lo que hay que desembolsar, igual algún problemilla comienza a aparecer. Pero no te agobies, con que tengas lo básico podrás disfrutar de esta etapa nueva de tu vida. Y para decorar, no te rayes la cabeza, ¡sigue nuestras instrucciones!

1.- Cuadros 'do it yourself'

No hay nada que adorne más y haga más confortable un piso que los cuadros. Pero tranqui, no tienes que dejarte una pasta en ellos y además puedes dar rienda suelta a tu imaginación haciéndolos exactamente a tu gusto. ¿Cómo? Comprando un lienzo y pintando tú mismo. Si no es lo tuyo tira por motivos abstractos, que lo mismo te sale una obra de arte. ¡Apostamos lo que quieras a que mucha gente te preguntará dónde lo has comprado!

2.- Ambientador hecho a mano

Si te gusta que tu casa huela bien pero no quieres dejarte un dineral, apunta. Coge un pulverizador, llénalo de agua y añádele una cucharada honda de tu suavizante. Si lo espolvoreas por la casa olerá de lujo, ¡y no te habrás gastado ni un céntimo de más!

3.- Aprende a coser

Aunque parezca de generaciones pasadas, la costura ha vuelto para quedarse. Hacer ganchillo o saber arreglar la ropa ya es tendencia entre los más visionarios, ¡puedes unirte a ellos! Con tutoriales de YouTube aprenderás rápido y así podrás hacer tus propias fundas de cojines, manteles, o lo que necesites. Muy hipster.

 

4.- Nada se tira

Ojo, reciclar está de moda, y si lo haces bien hasta crearás tendencia. Cada vez que tengas una caja de cualquier envase (como los bombones, por ejemplo). No la tires. Puedes recubrirla con papel de regalo a tu gusto y te servirá de adorno a la vez que tendrás un servicio en casa para guardar dentro lo que necesites.

5.- Vajilla personalizada

El tema de los platos es un mundo, ¡y además cuestan una pasta! Vale que se llevan estampados con dibujos de los más exótico, pero si no quieres morir desembolsando en una buena vajilla, tienes otra opción. Compra los platos de toda la vida, blancos, y en una tienda de manualidades busca pintura para cerámica. Escoge los colores que más te gusten y en una tarde, tendrás una vajilla de lo más moderno y, por supuesto, low cost.

6.- Toma cosas 'prestadas'

Y el mejor consejo que podríamos darte, lo dejamos para el final. Date una vueltecita de vez en cuando por la casa de tus padres y, si necesitas algo, diles claramente que te lo llevas de recuerdo a tu nueva casa. Vale que es echarle un poco de morro, pero seguro que a ellos no les importa y a ti te solucionarán la vida por cero euros. ¡Suerte!