Da igual la capacidad que tengan los últimos smartphones, siempre vamos a encontrar la manera de petar la memoria de fotos, apps, memes y chorradas varias. Aunque no le des importancia, la falta de espacio puede hacer que tu teléfono funcione peor, así que es muy conveniente hacer limpieza de vez en cuando. Allá van unos cuantos consejos:

- Descarga las fotos a un disco duro o en la nube.

Puede sonar obvio, pero no todo el mundo lo hace. En el bolsillo solemos llevar un registro de todo lo que hemos hecho en los últimos meses o incluso años, y descargar las fotos al ordenador o subirlos a la nube puede ayudarnos a varias cosas además de a ganar espacio. Por ejemplo, podemos ordenarlas por viajes, celebraciones o eventos especiales. Y por supuesto, borrar las que están movidas o esas en las que sales con una cara que no te gustaría compartir con nadie.

De hecho, puede ser una gran oportunidad para seleccionar los mejores momentos que hayamos vivido y dar el paso a imprimirlas. Un álbum puede parecer algo muy pasado de moda, pero si quieres dar una sorpresa a un ser querido seguramente le haga más ilusión tener las fotos en formato físico que digital.

- Borrar aplicaciones que no usas.

Sí sí, te reíste mucho la primera vez que te descargaste esa app de retoque fotográfico o te lo pasabas en grande con ese juego que te contó un amigo pero que no has vuelto a tocar en los últimos meses. Hazte un favor y bórralo, que solo demuestra que tienes el 'síndrome de Diógenes digital'. Nos lo hemos inventado pero podría existir perfectamente.

Si básicamente utilizas alguna que otra red social, los servicios de mensajería más populares y el navegador de internet, asegúrate que no tienes aplicaciones que ocupan cientos de megas y que no quieres para nada. En los sistemas operativos de iOS y Android puedes encontrar, desde la pantalla de configuración, opciones para ordenar las apps por tamaño, lo que te ayudará a decidir cuál quieres conservar y cuál no.

- Utilizar versiones ‘lite’ o navegadores.

Conscientes de que el espacio es limitado, muchas compañías han desarrollado versiones ligeras (denominadas lite) de las aplicaciones más populares. Facebook, por ejemplo, es una de ellas, ya que la versión normal de la red social utiliza mucha información a veces innecesaria y trabaja en segundo plano. Otra solución es utilizar los navegadores en lugar de descargarse la aplicación. Quizá no sea tan intuitivo o tenga un interfaz tan bonito como el de las apps, pero oye, estamos hablando de ahorrar espacio, ¿no?

- Borrar la caché.

Tranquilos, la caché no es lo mismo que el caché. La primera es un tipo de información que en realidad no necesitas en el día a día, mientras que el caché es, ummm... digamos que ese estatus de elegancia y distinción que no está asociado al espacio disponible en tu móvil. El caso es que para borrar la caché en Android tienes que meterte en Ajustes / Aplicaciones / Borrar caché. En iOS, lo mismo se hace desde Ajustes / Safari / Borrar historial y datos de sitios web.

- Última opción: restaurar.

Se trata del mejor método para liberar espacio y al mismo tiempo el menos recomendable. Después de una restauración, los teléfonos funcionan casi como si fueran nuevos, con el severo inconveniente de que borrarás todo lo que no te venía de fábrica: fotos, apps, contraseñas, contactos y toda la información que tenías dentro.

La opción de restaurar viene tanto en Android como iOS dentro de la configuración en último lugar, y el propio teléfono te preguntará si estás seguro de hacerlo antes de ejecutar la orden. Asegúrate de que has salvado todo lo que querías, porque no habrá forma de recuperarlo.