Flooxer Now » DIY

¡HAZNOS CASO!

Tócate con tu pareja, te irá mejor

La reacción en nuestro cuerpo, nuestros sentimientos y la información que recibimos cambia cuando nos tocamos con nuestra pareja en lugar de hablarnos.

Pareja con las manos entrelazadas

Getty Pareja con las manos entrelazadas

Publicidad

Hemos oído muchas veces el poder curativo que pueden llegar a tener las palabras. El escuchar un "Te quiero" de la persona adecuada puede curar, en algunas ocasiones, más heridas que otras mil cosas que podemos intentar. Sin embargo, hay algo que puede ir mejor para tus relaciones que esas bonitas palabras: ¡y es tocarse!

Hace una década, un grupo de investigadores se propuso investigar cuánto contacto tenían las parejas en una cafetería. ¿El resultado? Personas de procedencia puertorriqueña se tocaban hasta 180 veces al día. ¡Flipas! En el lado contrario de la lista estaban los estadounidenses, que lo hacían tan solo dos veces. El objetivo de esta investigación era demostrar lo importante que podía ser el contacto entre una pareja a la hora de descubrir, demostrar y sentir.

No, no te estamos tomando el pelo. Existe una diferencia real entre oír y decir las cosas y demostrarlas con las manos. Así como se produce en nosotros una reacción diferente cuando oímos algo que cuando nos tocan. ¿Quieres saber por qué es tan necesario tocar a tu pareja para que la relación vaya viento en popa? A continuación te lo contamos:

- El destino de la información. En el primer caso, las palabras van directamente a nuestro cerebro mientras que, en el segundo, afectan a nuestros centros emocionales y sensoriales. Por lo que "lo sentimos" más.

- Demuestras más que con palabras. Hay personas a las que expresar sentimientos no se les da bien y muchas veces esto puede afectar a tu pareja. Por esa misma razón demostrar ese tipo de pensamientos tocando, permite crear una conexión en la que se puede decir mucho más que hablando. Nunca rechaces una caricia por un "te quiero".

Pareja
Pareja | iStock

- Da placer. Al tocar a tu pareja y tocarte a ti mismo, las endorfinas crean una sensación de placer y bienestar que ayuda, por otro lado, a relajarse, tener mejor humor y ver las cosas de un modo más calmado.

- Primero, tócate a ti mismo. Para saber expresarte con tu pareja, hay que conocerse a uno mismo. Primero, por perder el pudor al cuerpo y segundo porque conociendo podrás guiar a tu pareja por lo que te gusta o no y os sentiréis más cómodos con esa intimidad.

Pero, ¿por dónde empezamos? Lo esencial para empezar es sentirse cómodo, por eso es importante no hacer nada que no nos salga. Si bien es cierto que al principio, nos puede costar un poco, lo cierto es que cuando saltemos esa barrera cada vez nos costará menos. Quizás al principio tengas que pensar un poco esos movimientos pero, con el tiempo, te saldrá solo.

Puedes empezar por un abrazo o una caricia. También un beso espontáneo. Eso sí, debes saber que cuanto más dure este, más tendrás la oportunidad de demostrar y hacer sentir a tu pareja. Otra forma es dar un masaje suave en la espalda o bailar, si se te da bien y crees que puedes transmitir lo que sientes de esa forma.

Publicidad