El 8 de marzo es el gran día de las mujeres. Una jornada que cada año se convierte en una oleada reivindicativa en la que miles de mujeres, hombres y peques de todo el mundo salen a las calles a defender los derechos de las mujeres y a clamar igualdad.

Porque todavía queda mucho por hacer para conseguir terminar con las desigualdades existentes. Y esto es algo que las artistas tienen muy presente en sus trabajos, ya que combaten diariamente por labrarse un camino en la industria musical.

Taylor Swift es una de ellas. Con el videoclip de 'The Man' le grita a los cuatro vientos a todos los hombres que le han puesto la zancadilla a lo largo de estos años dentro del mundo de la música y que la han juzgado simplemente por ser mujer.

Un grito de empoderamiento que se ha convertido en un himno este 8 de marzo como ya lo hicieron en años anteriores canciones como ‘Hoy la bestia cena en casa’ de Zahara o ‘Lo Malo’ de Aitana y Ana Guerra.

Frases como ‘Yo decido el cuándo, el dónde y con quién’ o ‘Si eres tan valiente, préstame tú tu vientre’ se repetían en los carteles y las pancartas de las manifestaciones.

Este año la frase que se ha convertido en una de las grandes protagonistas de estas protestas no podía ser de otra artista que no fuera Rosalía:“A ningún hombre consiento que dicte mi sentencia”.

 

 

 

 

 

‘El Mal Querer’, el disco que le ha abierto las puertas del éxito a Rosalía, narra la historia de un amor posesivo, de celos, maltrato y machismo. Un álbum que cuenta un amor desgarrador, que le ha valido un Premio Grammy y que encierra una moraleja en el capítulo 11: el empoderamiento.

Porque una relación de amor sana se debe vivir en igualdad de condiciones sin posesiones: “hasta que fuiste carcelero yo era tuya compañero”.

En ‘A Ningún Hombre’ la protagonista de esta historia basada en un libro del siglo XIII consigue salir de esa relación que la ha absorbido, es una mujer más fuerte después de la experiencia que ha vivido y jura que no va a permitir que jamás le vuelva a pasar algo similar: ‘Voy a tatuarme en la piel tu inicial porque es la mía pa’ acordarme para siempre de lo que me hiciste un día’.