Flooxer Now » Muy Fan

#JUSTINISLOVED

Drogas, abusos, decepciones... Justin Bieber comparte su confesión más personal

Hay días en los que algo de nos remueve por dentro como si tuviésemos un bichito dentro de la boca del estómago. Y eso es lo que le ha pasado a Justin en Instagram, que ha hecho una reflexión de las que no dejan indiferente a nadie.

Justin Bieber, triste en redes

Getty Justin Bieber, triste en redes

Publicidad

Justin Bieber es desde hace horas uno de los temas más comentados en redes con su última publicación en Instagram. El canadiense ha hecho un balance muy crudo de los últimos años en su vida personal, desnudando en público su alma y los beliebers le han correspondido haciéndole tendencia con el hashtag #JustinIsLoved.

Si el inglés no es lo tuyo, tranqui, te lo traducimos de principio a fin para que te enteres de todas sus palabras porque, sinceramente, no tienen desperdicio. Se suelta la melena como pocas veces vemos a las superestrellas, tocando temas sensibles como sus adicciones, lo mal que se portó con algunas parejas y todo tipo de lecciones que ha ido aprendiendo con el tiempo:

"Es difícil salir de la cama con la actitud apropiada cuando estás sobrepasado por tu vida, tu pasado, tu trabajo, tus responsabilidades, emociones, tu familia, tus finanzas o tus relaciones. Cuando sientes que hay problema tras problema. Empiezas a ver lo que se avecina a través de la perspectiva del miedo y anticipando otro mal día. Un ciclo de sentir decepción tras decepción. A veces llegas al punto de no querer vivir más. A aquellos que tenéis la sensación de que nunca va a cambiar vuestra vida: sé de qué va la cosa. Y cuando pasé por esos momentos tampoco pude cambiar mi manera de ver la situación.

Soy muy afortunado por haber tenido gente en mi vida que me impulsó a seguir adelante. La gente veía que tenía mucho dinero, ropa, coches, elogios, triunfos, premios... y con todo seguía estando insatisfecho. ¿Habéis visto las estadísticas de estrellas infantiles y cómo afecta el éxito a sus vidas? Hay una presión y responsabilidad puesta en adolescente cuyo cerebro, sus emociones, su lóbulo frontal (el de la toma de decisiones), todavía no se han desarrollado. Si a eso le añades la presión de ser una estrella te provoca algo que es difícil de explicar. Sabéis que no crecí en un hogar estable, mis padres se separaron, no tenía dinero, y yo era joven y rebelde.

Tuve muchísimo éxito en apenas dos años. Pasé de ser un niño de 13 años de un pueblo a ser adorado por todo el mundo con millones de fans diciendo cuánto me amaban. No sé nada sobre vosotros pero la humildad llega con los años. Escuchas estas cosas desde que eres pequeño y en algún momento empiezas a creerlas. La madurez llega con los años y también el proceso de tomar decisiones (por eso no se puede beber hasta los 21). Siempre se ocuparon de mis tareas básicas por mí así que nunca aprendí lo que era la responsabilidad.

Con 18 años no sabía cómo funcionaba el mundo real, y eso que tenía millones de dólares y acceso a lo que quisiera. Es una idea que da miedo. A los 20 tomé todas las malas decisiones que se pueden tomar y salí con personas de todo tipo, desde la más adorada del mundo, a la más ridícula, juzgada y odiada. Estar en el escenario, según estudios, segrega más dopamina que cualquier otra actividad, así que estos enormes altibajos son difíciles de manejar. Veréis que muchas bandas y artistas terminan en una fase de abuso de drogas y creo que se debe a no poder manejar esos enormes altibajos de energía.

Comencé a consumir drogas a los 19 y a cometer abusos en todas mis relaciones. Estaba resentido, era irrespetuoso con las mujeres, y estaba enfadado. Me distancié de todos los que me amaban. Sentía que nunca iba a poder cambiar. Me llevó años dejar atrás todas esas malas decisiones, arreglar relaciones rotas y cambiar mis hábitos.

Sentía que nunca iba a poder cambiar. Tardé años dejar atrás todas esas malas decisiones, arreglar relaciones rotas y cambiar mis hábitos. Afortunadamente fui bendecido con gente extraordinaria que me ama por lo que soy. Y ahora estoy navegando por la mejor temporada de mi vida: el matrimonio. Es una responsabilidad increíble y nueva. Aprendes de la paciencia, la confianza, el compromiso, la bondad, la humildad y todas esas cosas te hacen ser una buena persona.

Todo esto para decir que cuando tengas problemas, sigue luchando. Jesús te ama, sé bueno hoy, sé valiente y ama a las personas, no porque sí, sino por el amor perfecto e infalible de Dios".

La verdad es que es de aplaudir que Justin haya abierto su corazón ante todos nosotros y se haya mostrado más transparente que nunca. Además, y quizá para tranquilizar los ánimos tras ver los miles de comentarios que generó su reflexión, ha publicado otra imagen mucho más relajado en un sillón de su casa. ¡Queremos más justins con la sinceridad por bandera entre nosotros!

Publicidad