Taylor Swift decidió montar una fiesta por todo lo alto. Y ha dado mucho que hablar en las redes tras hacerse virales unos vídeos de la cantante dándolo todo.

El hastag #DrunkTaylor circula por las redes desde que salieron a la luz los vídeos que publicó la drag queen Akeria Davenport en las stories de su Instagram, donde aparece una Taylor Swift desinhibida y pasándoselo teta.

La cantante decidió celebrar una fiesta tras la noticia de que ha sido nominada a diez premios de los MTV Music Video Awards. Reunió a los compañeros del equipo de su último vídeo clip 'You Need to Calm Down', y disfrutó como nadie. Los fans se despertaron la mañana del domingo entre risas y generando todo tipo de memes sobre la situación.

La estrella norteamericana recibía al día siguiente el galardón a Icono Adolescente por los Teen Choice Awards 2019 y, obviamente, tras ver los vídeos y tras tantos memes, era de esperar que al día siguiente Taylor no pudiera ocultar el resacón post-fiestón.

Pues no. Todos se equivocaron. La cantante hizo una aparición dignísima, vestida de Versace y con una cara espléndida, como si nada. Admirable esa capacidad de no ser un deshecho humano después de pegarse la fiesta del año, para celebrar diez nominaciones de golpe. Por supuesto, Taylor se ha merecido la coronación de reina.

Si quieres ver lo mona que estaba momentos antes de la jarana y conocer el antes y el después, aquí tienes las fotos que publicó al día siguiente, cuando de la noche sólo quedaba el recuerdo (y los memes). Y si quieres ser testigo de su esplendoroso desmadre, espera a ver el vídeo.