Flooxer Now » Muy Fan

ANIMALADA INFLUENCER

Este pato tiktoker gana más dinero que la mayoría de humanos

Su dueña, Krissy Ellis, explica que las cuentas de Instagram y TikTok de su mascota producen cerca de 45.000 euros anuales.

Munchkin y su dueña Krissy

Dunkin Ducks / TikTok Munchkin y su dueña Krissy

Publicidad

Si PeloPicoPata siguiese en antena (puedes verlo aquí en Atresplayer si te apetece tener un ataque de nostalgia), estarían encantados con esta nueva estrella de las redes sociales. Se llama Munchkin (Monez, para los hispanoparlantes) y es una pata que acumula 2,7 millones de seguidores en TikTok y más de 250k en Instagram.

Krissy Ellis es la mente pensante detrás de estos particulares perfiles: con apenas 20 años, ha conseguido posicionar a su mascota como toda una influencer, publicando los divertidos vídeos que graba durante su día a día. Con ello, ha logrado tener unos ingresos de unos 4.000 euros mensuales, entre los beneficios de TikTok, las colaboraciones con marcas y las líneas de merchandising de su plumosa mascota.

Podría pensarse que grabar la rutina diaria de un pato no daría para mucho, pero la creatividad de Ellis le sirve para publicar uno o incluso varios TikToks al día con las aventuras de Munchkin y sus compañeros. Uno de los temas recurrentes es la dieta de esta pata tan orgullosa, que en ocasiones tiene un paladar un poco delicado y exigente.

En cuanto a moda y tendencias, Munchkin podría decirse que está a la última. Su dueña le prepara toda clase de conjuntos y accesorios para que pueda posar y lucirlos en sus posts en redes sociales.

Lo habitual sería que una pata como Munchkin pasase sus días encerrada en un corral o paseando por un jardín, pero Krissy no se corta ni media en llevarla consigo allí donde vaya, para pasear con ella o, incluso, llevarla a probar la última bebida de Starbucks.

Estar al día de la rutina de esta curiosa patita es tan fácil como seguir las cuentas de @dunkin.ducks en Instagram y, sobre todo, en TikTok, donde sus ocurrencias se vuelven momentos virales. Nunca ser patoso fue tan divertido.

Publicidad