Flooxer Now » Muy Fan

MEMES EVERYWHERE

Jordi Wild, la tendencia eterna: historia de Twitter y regreso triunfal a YouTube

No era una moda: lo de los memes y Jordi Wild ha llegado para quedarse. Por si lo dudabas, vaya.

Jordi Wild en un episodio de The Wild Project

@The Wild Project / YouTube Jordi Wild en un episodio de The Wild Project

Publicidad

Jordi Wild y lo de 'Olvidona' van camino de ser el nuevo 'pana' en redes sociales y territorio streamer. Con lo difícil que es subirse a una tendencia de manera voluntaria, parece complicadísimo bajarse de ella cuando Twitter se empeña en impulsar una chorrada sin origen claro.

El del catalán sí lo conocemos y está bien documentado: Jordi Carrillo de Albornoz Torres cumplirá 38 años el próximo verano, lo que le convierte en el youtuber más veterano a su nivel de popularidad. Lo más curioso es que empezó en ello con 29 tacos, edad en la que algunos comienzan a pensar en el retiro, o la fama directamente no les acompaña.

No es el caso de un creador de contenido que lleva desde 2020 con un cambio radical de imagen: ha pasado de una fama de malote chungo (el germen de todos los memes que ahora circulan por ahí) a transformarse en una fuente de debate y búsqueda del conocimiento youtuber.

 

The Wild Project nació como un espacio semanal y secundario, para responder a preguntas que comenzaban a surgir sobre la pandemia global. Puesto que es un tema del que todos estamos bastante hartos, con el paso del tiempo hizo hueco a científicos, dibujantes, artistas de todo tipo y hasta exconvictos o hackers, todo para conocer, desde su Manresa natal, un poco mejor el mundo.

El caso es que ese gustirrinín de posar en ocasiones como un latin lover le ha ganado una fama -actualmente inmerecida- de pesao, machista o moscón de garito. Él mismo pidió perdón y rectificó completamente una actitud que le costó muchas críticas (hizo un concurso para encontrar novia muy cuestionado, y bastantes comentarios salidos de tono). Reformado cien por cien, de aquellos lodos estos barros.

Vamos, que Twitter tiene mucha memoria, y por alguna razón sus ojazos azules han inspirado a los más afilados usuarios con el fin de usar su inmaculada sonrisa para representar esa imagen que ahora puebla las tendencias. La cosa no para.

Va camino de cuatro días y ningún síntoma de agotamiento, algo que también da para meme malpensado de los que tanto gustan últimamente. Y no solo eso: está dando el salto a stickers personalizados en WhatsApp, ya convertido en la broma oficial del mundo streamer. En su regreso post-covid navideño a The Wild Project ha tratado este fenómeno como si fuera tan inexplicable como una aparición OVNI. De hecho quizá lo sea, pero los millones de visitas sí sabemos de dónde vienen.

Publicidad