Flooxer Now » Muy Fan

¿TÚ QUÉ HARÍAS?

Le llega un Bizum que no es suyo y lo devuelve gracias a Twitter

Una tuitera pide ayuda para un noble gesto y las redes sociales nos recuerdan que todavía queda mucha gente buena por ahí suelta.

Dinero inalámbrico

Freepik Dinero inalámbrico

Publicidad

El invento de las transferencias por teléfono móvil está acabando con esa incómoda costumbre de los más rácanos y sus "no me he traído la cartera", "es que no tengo suelto" o "recuérdame que te debo 5 euros". Uno de los sistemas más populares en nuestro país es Bizum, una compañía española que ha conseguido meterse en el lenguaje cotidiano con frases tipo "te hago un bizum".

Su contribución a eso de erradicar la figura del colega agarrao ya era digna de aplauso, mucho más está siendo la celebrada reacción que una tuitera tuvo al recibir un dinero que no era suyo. Se llama Jessyca Ocampo, es gallega y es evidentemente muy buena persona.

 

La cuestión es que hace dos días aprovechó el discreto alcance de su perfil en Twitter para avisar que le había llegado un dinero por error y que quería devolverlo a su legítima dueña. Era el pago de un alquiler, operación muy costosa para gran parte de la población, y sus pocos cientos de seguidores hicieron la magia de las redes.

Casi 5000 retuits consiguieron que corriera la voz por redes y se consiguiera contactar con María, que se había equivocado de número al enviar el dinero. La inmensa mayoría de comentarios alababan su gesto, agradeciéndole "haberles devuelto la fe en la humanidad".

 

Sin embargo, un pequeño grupo de saboteadores de la gentileza le recomendaba quedarse con el dinero, a lo que Jessyca respondió con elegancia: "Lxs que estáis diciendo que de buena tonta por devolverlo o que es para hacerme la heroína espero que no hagáis un bizum de un alquiler o algo importante a quién no debáis y se quede con vuestro dinero, máquinas. Un besiki".

 

Nuestros dieces para la gallega, y un recordatorio cuando hagas transferencias: asegúrate muy mucho del número a donde lo mandas. Por desgracia no todo el mundo es como ella.

Publicidad