Flooxer Now » Muy Fan

YOUTUBER DE CULTO

Mister Jägger: de (casi) desconocido a campeón en Twitch

El creador más loco del panorama nacional ha sufrido una explosión de popularidad desde que se estrenase en la plataforma de Amazon, donde se está abriendo paso literalmente a golpes.

Jägger junto a su entrenador de boxeo, Pablo Martínez

Usera Fight Club Jägger junto a su entrenador de boxeo, Pablo Martínez

Publicidad

¿Existen los youtubers de culto? ¿Creadores de contenido lo bastante originales como para distinguirse abismalmente de los demás? Sí, son pocos pero están ahí, y ninguno de ellos, en territorio español, es tan especial como Mister Jägger.

 

El madrileño -cuyo nombre real es Alberto Redondo- es la imagen misma de la perseverancia: lleva nueve años en YouTube, donde ha estado subiendo vídeos tan locos como inclasificables. Aunque se abrió su canal de Twitch hace tiempo, no le había dedicado tanta atención como desde el pasado enero, y en solo cinco meses ha acumulado más de 600.000 nuevos seguidores.

No hay límite en los temas que toca: racismo, machismo, feminismo, clases de "magia", canciones sobre agua mineral... incluso metiéndose en terrenos pantanosos, nadie le ha criticado porque su aproximación a temas peliagudos es tan demencial que no puedes saber si está a favor o en contra. Por ejemplo: ¿cómo definirías su tema 'Reguetón contra el Suicidio'?

 

La explosión real del creador ha venido con sus participaciones en Egoland, el papel que ha cogido en Marbella Vice y sobre todo cómo se ha tomado ser uno de los luchadores de la batalla que enfrentó (de bromis) a streamers andorranos contra españoles.

Su perfil es, con diferencia, el más disparatado de todos los que pasaron por el cuadrilátero. ¿Que cómo de loco está? Pues para que te hagas a la idea se puso un tatuaje temporal del "Doraemon de Guadalupe" en la espalda.

Los memes sobre la pelea de ayer llevan semanas circulando. Aparentemente sin entrenar ni hacer ninguna dieta ("he dejado de comer helados de panceta y me encuentro mejor", dijo en stream), clavó el pesaje del pasado lunes y se convirtió de nuevo en el "ídolo" de Ibai.

Su enfrentamiento con Viruzz era aparentemente secundario, comparado con el de Reven contra ElMillor, pero fue durante su emisión con la que se alcanzaron las mayores audiencias. Un millón y medio de personas vieron en directo cómo había engañado a todos, y que se había puesto a entrenar muy en serio desde que supo de su presencia en el ring.

Siempre raro en sus declaraciones, haciéndose selfis con un móvil cochambroso, pintando figuritas en un encuentro previo y posando con ropa interior comprada en un mercadillo, Jägger se ha convertido en una extravagante estrella.

Pero no ha sido de la noche a la mañana. Solo le ha costado nueve años de disparates audiovisuales, miles de horas invertidas en vídeos a veces incomprensibles y, sobre todo, ser único en su especie.

Publicidad