STALKERS IRL

Nil Ojeda y Werlyb sufren el mayor acoso en directo

El último stream de los colegas de Club113 se convirtió en pesadilla por un grupo de chavales que chantajeaba a los influencers a cambio de dejarles tranquilos. Los de Heretics tuvieron que coger un avión ante el agobio que sufrían por parte de estos 'fans'.

Werlyb, Goorgo y Nil Ojeda, el trío presentador de Club 113

Werlyb, Goorgo y Nil Ojeda, el trío presentador de Club 113 Team Heretics

Publicidad

Que casi nada es normal en la vida de Nil Ojeda lo sabe cualquiera que eche un vistazo a su Twitter o a los vídeos resumen que sube a YouTube. Siempre dándole vueltas al concepto de lo que es un streamer, tan pronto puedes verle sacando un sabor de patatas fritas como entrevistando a El Cejas, mientras paga 5000 euros a un seguidor por incumplir una promesa de vestir todos los días de traje.

Tanto se sale de la norma el madrileño que hasta suele decir con exactitud dónde se encuentra para que simpatizantes o curiosos salgan a su encuentro, si bien ya tiene experiencia en que eso no salga como él espera. Es el caso de su visita a Palencia, enclave más o menos remoto para los influencers, que acogió a Nil Ojeda entre multitudes y hasta persecuciones de coche.

Si aquello fue incómodo, la anécdota de ayer todavía más. La ocurrencia consistía en irse de viaje con un desconocido 24 horas, sin tener decidido el destino ni cuándo saldrían, plan al que Werlyb se unió con ganas de aventura. No sabían que se les uniría un grupo de chavales (algunos menores de edad) muy insistentes y hasta potencialmente peligrosos.

Los stalkers comenzaron su pesada compañía en el centro de Madrid, con varios intentos de Nil y Werlyb por dejarlos atrás. Cabe añadir que sin éxito, porque aunque se subían a taxis escapando de los 'fans' (así se declaraban ellos), el pequeño grupo iba creciendo juntando a desconocidos en su afán por chinchar el directo.

La condición para "dejarles en paz" era que les siguieran en redes sociales, algo a lo que accedió Werlyb para añadir inmediatamente después que hará "lo posible por que les baneen", algo que parece hasta justo después de un incansable acoso. En un momento hasta hacen el amago de robarle el teléfono.

 

Cuando haces directos invitando a cualquiera a que se acerque a conocerte o incluso invitando a un viaje sorpresa, corres el peligro de que las personas que acudan a la llamada no estén muy bien de la cabeza. Cosas del directo, que se dice.

Antena 3 » Muy Fan

Publicidad