Dalas Review lleva años siendo uno de los youtubers más influyentes de España. Él mismo se define como creador de contenido, escritor, DJ y, en general, una persona divertida que hace lo que más le gusta. Pero también ha sido el protagonista de numerosas polémicas.

Hace unos meses salieron a la luz problemas con la justicia, en un pleito que le llevó a los tribunales para defenderse de una denuncia por acoso a una menor. Aunque salió absuelto, tomó la decisión de cerrar su Twitter por no poder morderse la lengua frente a los insultos que recibía, algo que muchos de sus haters celebraron.

Uno de estos haters ha conseguido recientemente otra hazaña: banear su canal de Instagram. Dalas Azahar Blanco, que así se llama el youtuber en realidad, se encontró hace un par de semanas con la desagradable sorpresa de tener la red social de los 'guapos' cerrada a cal y canto. ¿La razón? Aparentemente una denuncia de spam.

 

Dalas fue entonces a buscar en todas sus carpetas los archivos que había subido y revisar las normas de la red social para ver si encontraba alguna infracción. Y según él, nada de nada. Tras contar la situación en YouTube a todos sus seguidores, un buen número de ellos se puso a hacer lo que se conoce como un “CSI”: buscar pruebas del delito.

Al fin encontraron la prueba de que una usuaria le había denunciado de forma anónima, pero con la mala idea de presumir en redes de la hazaña. En sus perfiles de Instagram y Twitter decía ser originaria de Castilla-La Mancha y profesora de educación infantil, y chuleaba con sus amigos virtuales de haber tumbado a Dalas.

El youtuber no podía estar más enfadado, así que decidió publicar otro clip denunciando a la denunciante (qué curioso todo) y exponiendo todas sus redes sociales y mensajes. La denuncia de spam era falsa, sí, pero no sabemos si la mejor solución era un vídeo de 15 minutos dejando por los suelos a esta usuaria casi anónima.

El caso es que Dalas Review vuelve a estar activo en Instagram y 1,2 millones de seguidores vuelven a disfrutar de sus pelucas, sus viajes, su novia y todas sus cosillas que le han hecho rico y famoso. Aunque, por unos días, todo se tambaleó por la antipatía que le tuvo una profesora manchega.