Es canario pero tiene su centro de operaciones en Madrid. Es extravagante en el vestir aunque sencillo en las letras. Es tan provocador como concienciado. Se llama Borja Buche, pero si lo conoces es por su nombre artístico: Bejo.

Va a cumplir 24 años y ya tiene un largo expediente artístico que va desde su música a su inconfundible aspecto, una mezcla entre el actor secundario Bob de los Simpson y un surfero hawaiano. Es lo que tiene llevar sangre de las islas y un flow digno de codearse con Don Patricio, con quien forma una colorida squad.

Lo de provocador le viene desde su logo: un pene que parece dibujado por un niño, pero sus éxitos ya los quisieran muchos adultos. Hace un año, cuando ya era una referencia en el hip-hop español, subastó por eBay un cuadro con garabatos suyos.

Sus colegas le dijeron se se podía dar por satisfecho si alguien le daba 100 euros por esa mamarrachada. Se vendió por 100.900, poca broma, y ya anda haciendo exposiciones por España de sus obras, que él llama “Dibejos”. Desde entonces ha convertido su estilo en una exitosa marca de ropa, complementos y, ojo, hasta pene-drives con su logo. Un genio.

Porque aunque en los videoclips fume porros, ponga efectos cutres y se saque mocos, todo está estudiadísimo y muy bien hecho, como sus letras. “Tengo más tablas que Leroy Merlin, tengo los calcetines de Piolín, lo tengo so fresh en el tetrabrick” o “Hay mucho papi chulo pero poca bitchy, mucho pero poco capicci, muchos inventan mucho como Da Vinci” son muestras de canciones más o menos antiguas, aunque con la que lo está petando es con la última.

Se llama ‘Fiesta en la Terraza’, son dos minutos de cachondeo, drama, autocrítica (hasta publicidad subliminal ha metido) y es el número uno en tendencias musicales de YouTube. Un temazo que lleva la mejor advertencia que hemos leído nunca: “Escúchala a metro y medio de distancia que se te pega”. Eso y lo de “compártelo en tu balcón” le ha coronado.

 

La genialidad está arrasando en redes, y Bejo ha prometido que los beneficios íntegros de este tema irán dirigidos a la lucha contra el coronavirus. La lucha que seguro está perdida es contra su contagioso flow; ojalá vuelva rápido a los escenarios porque nos hemos hecho super fans.