Flooxer Now » Muy Fan

PAREJAS DE ÉXITO

¿De verdad importa en Twitch ser “la novia de"?

Ser conocida como "la novia de" o "el novio de" es muy habitual pero, ¿tan importante es ese factor a la hora de alcanzar el éxito?

TheGrefg y Gemita en los premios ESLAND

Fan Content / Hara Amorós TheGrefg y Gemita en los premios ESLAND

Publicidad

El debate sobre la incorrección de ser llamada “la novia de” se abre de nuevo ante la polémica que se ha desatado tras los premios ESLAND por el desafortunado comentario de Folagor.

“Todos sabemos que Biyín está donde está por ser la novia de Auronplay”. Es lo que comentó el streamer al hacer un repaso a los nominados a los premios ESLAND, para furia de infinidad de creadores de contenido, que no dudaron en condenarlo en redes. Si con eso no tenía suficiente, Folagor también soltó que los nominados le parecían “la mayor basura” que había visto en mucho tiempo. Una perlita tras otra.

‘Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces’, es un refrán que parece encajar mucho con Folagor. Calentó el ambiente del streaming, y a sus ‘compis’ no les hizo ni pizca de gracia nada de lo que dijo.

Situaciones como las que han vivido las redes con Folagor revelan que todavía queda mucho por avanzar en cuanto a los prejuicios que se construyen sobre las mujeres que alcanzan el éxito en plataformas de streaming, o en cualquier otro ámbito. El descrédito hacia estas creadoras es, por desgracia, de lo más habitual, y aunque Folagor se retractase de sus palabras y pidiese perdón, es innegable que este es un problema que está a la orden del día.

La pelea de Cristinini y Folagor fue solo una de las tantísimas consecuencias que tuvo este desencuentro entre streamers.

Las influencers no se libran de esta carga. Laura Escanes ha tenido que ver cómo menospreciaban constantemente su trabajo por ser la mujer de Risto Mejide. Es por eso no tardó mucho en salir a defender a Biyín, en cuanto tuvo noticia de lo ocurrido.

Hay quienes tratan con todas sus fuerzas de librarse de la maldición de ser conocido con “el novio de” o “la novia de”. Ejemplo de ello es Alex Chiner, ex novio de Paula Gonu: tras su relación, Chiner quiso probar suerte en el mundo influencer, ¡y no le va nada mal! En Instagram tiene más de 247 mil seguidores, aunque también tiene una afición especial por Twitter.

Silvia Muñoz de Morales también tiene mucho que decir al respecto, ya que esta joven influencer saltó a la fama mucho antes de que saliera a la luz su noviazgo con el youtuber Vegetta777, pero ha tenido que aguantar comentarios con respecto al tema. Siendo muy joven, comenzó a hacer vídeos en YouTube sobre moda y ‘lifestyle’, y a día de hoy cuenta con más de 612 mil seguidores en Instagram y 693 mil suscriptores en YouTube.

También pasó lo mismo cuando Dulceida inició su relación con Alba Paul. Sabemos que la influencia de Aida tuvo un gran peso en el aumento de sus seguidores, pero lo que de verdad jugó un papael crucial en su éxito fue su personalidad. En poco tiempo se enamoraron de ella casi más que la propia Dulceida.

Lo que está claro es que aquí no importa que seas “el novio de” o “la novia de”: quien sabe llegar al corazón de sus seguidores es el candidato ideal para seguir manteniéndose a flote en este mundo tan cambiante como el de los influencers.

Publicidad