Javi sufrió de pequeño una larga enfermedad de corazón. A pesar de haberla superado, la sobreprotección por parte de sus padres y de su hermana Elisa se ha extendido hasta día de hoy y le ha llevado a convertirse en una persona caprichosa y vehemente en sus propósitos que siente que el mundo le debe algo.

Ahora la situación económica familiar no está siendo fácil y Javi, lejos de arrimar el hombro, se busca la manera de pagarse todos esos caprichos caros (ropa de marca, zapatillas caras, fiestas…) que sus padres ya no pueden costearle. Por eso ha empezado a trapichear con drogas dentro del instituto. Pero esto le está llevando a tener problemas con Damián (El Dami), un dealer que le está pasando el material.

Por otro lado, Javi se siente profundamente atraído por Joel, el chico nuevo al que su hermana está ayudando a integrarse. Es completamente diferente a él, y por eso se convierte en su objeto de deseo. Además, que Joel sea reticente a que esta historia de amor llegue a consumarse no hace más que despertarle una mayor fijación.

Javi tiene a Joel entre ceja y ceja, pero lo que comienza como un capricho va a acabar convirtiéndose en su primer amor. Sin embargo, la repentina desaparición de Elisa pone todo su mundo patas arriba. Javi se enfrenta a un dilema: tendrá que decidir si resolver sus problemas de dinero con Damián o aceptar la responsabilidad de encontrar a su hermana. Sobre todo, teniendo en cuenta que ambos objetivos van a estar enfrentados… ¿Priorizará Javi los intereses de otra persona a los suyos personales por primera vez?