Igual que tú vas al mercadillo de turno de los domingos en tu ciudad y revuelves prendas en una mesa para encontrar alguna ganga, en China hay una concentración de futuros suegros a la que acuden padres para intentar colocar a su hijito y que consiga casarse. No es el argumento de una película de risa, es real.

Ponte en situación: una calle llena de gente con paraguas abiertos. Y dirás: '¿paragüas?'. Sí, paragüas. Este es el icono inconfundible que utilizan las familias para señalizar que estás en el mercadillo del amor. Una vez que avistas el más llamativo y te acercas a él, te encuentras a un padre o una madre en desesperación por colocarle a alguien a su primogénito y que así se haga un hombre o una mujer de bien.

Esto lo consiguen describiendo su vida para destacar el partidazo que tiene entre manos para el intercambio: 'Nació en 1988, mide 1,80; pesa 82 kilos; tiene los ojos marrones; no fuma; no bebe y sacó una media de 9,3 en la universidad'.

Si con este eslogan no es suficiente, se apoya la candidatura con una foto guardada en el móvil, una especie de prueba de la calidad del género que se pretende intercambiar. "¿A que es guapo?", dicen muchos. Para que te hagas una idea de lo que te contamos, mira este vídeo del youtuber Jabiertzo:

 

Obviamente los 'compradores' que pasean por aquel lugar son, también, padres que están interesados en proceder a un intercambio con los vendedores. Una forma original para que sus hijos también encuentren la felicidad sentimental como por arte de magia. Si entre las dos familias se ponen de acuerdo, podemos decir que estamos de enhorabuena, ¡hay match!

El modo de proceder en esta situación es sencillo: intercambio de teléfonos y dejar que fluya el amor. Y ojo que no se ciñen a una sola persona, muchas veces se pasan horas y horas en el mercadillo de Cupido para conseguir distintos teléfonos y después comparar cuál puede ser la mejor opción. No lo niegues, lo mismo que haces tú en las apps para encontrar pareja.

Hay que reconocer que este método nos parece completamente loco, es como un auténtico Wallapop o Tinder pero sin necesidad de usar datos móviles. Teniendo en cuenta que los accesos a Internet en China son limitaditos, es una ventaja.

El problema viene cuando el sujeto que está en venta no tiene ni idea de estar en el mercado. Imagina a tus padres con tu foto de la comunión y una descripción de tus gustos subastándote al mejor postor a tus espaldas, ¡sería para matarlos! Ahora despierta, en España no tenemos tan mala concepción de la soltería. En China las cosas no van igual, y si no tienes pareja o no estás casado antes de los 30 digamos que no eres el más popular del mundo. Así que no, no hay muchas posibilidades de que te ocurra a ti, por suerte podrás seguir ligando por las redes y buscando lo que a ti te apetezca cuando a ti te apetezca. ¡Enhorabuena!