¿Qué es el furry fandom? Pues aquellas personas a las que les mola la ficción de animales antropomórficos, ¡así de simple! ¿Quieres que te lo digamos de otra manera? Vale, pues aquellos a los que les fascina la idea de ver a los animales de siempre pero con forma humana, es decir, con un toque de ficción. Un furry puede caminar con dos piernas, puede hablar, ver a la perfección y utilizar ropa humana. Vamos, como si fuera un dibujo animado en el mundo real.

Los furrys está creando una fiebre alrededor digna de estrellas de la música o del cine, y su originalidad se contagia a niveles impensables. Se están utilizando en cine, como protagonistas de historias literarias, videojuegos, juegos de rol, como mascotas deportivas o en logotipos empresariales (esto último sobre todo en ejemplos americanos).

Por si no te habías parado a pensarlo, en inglés la palabra furry significa peludo, y de ahí han salido un montón de términos relacionados con estos animales tan especiales para reconocer a sus seguidores. Pueden llamarse furry fandom, obviamente como homenaje a pertenecer a esa legión de seguidores, pero también la gente que ama esta tendencia puede designarse como furry fan, furries, furris o furs, ¡podemos decir que prácticamente todo lo que tenga una f, una u, y una r, nos vale!

Y si ya formas parte de su club de fans o tienes claro que vas a unirte, te dejamos aquí unas palabras clave para que hagas tuyo el diccionario furry, apunta estos términos para añadirlos a tu vocabulario:

Furmeets: Esta es la palabra para referirse a las reuniones de furries, es decir, de seguidores. Se suelen hacen en lugares públicos y una vez que se juntan todos, hacen actividades conjuntas como ir al cine. ¡Puedes organizar una de estas quedadas!

Fursuits: Así se denomina al disfraz de animal tipo furry. Son muy variados y pueden ir desde un complemento animal como unas orejitas o un rabo hasta un traje entero refrigerado internamente con ventiladores a pilas para no morir de calor. Ojo que estos trajes tienen precios muy variados, y pueden ir desde los 100 euros hasta muchísimo más, todo depende de la originalidad y la elaboración del traje.

Fursona: Es la unión de la identidad de una persona que pertenece al furry fandom con la apariencia de uno de estos animales, pero sin ningún tipo de regla o lógica, es decir, estaría permitido mezclar la cabeza de un perro con el cuerpo de un lagarto si la personalidad de la persona a la que representa así lo requiere. ¡Una verdadera locura!

En redes sociales el hashtag #furry es el que utilizan para agrupar los contenidos de esta temática, ¡y hay fotos loquísimas de estas creaciones! Del 1 al 10, ¿cuánto te engancha la furrymanía?