El que dice que no cuida su cuerpo porque no tiene tiempo va a ver su teoría desmontada en cuestión de segundos, o mejor dicho minutos. Un tuitero japonés ha compartido una rutina en la que en solo cuatro minutos puedes ponerte cachas de la manera más divertida y eficaz.

 

No hace falta hablar japonés para entenderlo. Son cuatro minutos de tabata, un tipo de ejercicio que combina intervalos de actividad intensa con descansos cortos, y muchas, muchísimas repeticiones, ¡tantas como aguante tu cuerpesito! ¿El ejercicio estrella que utiliza? Los burpees. Bueno, más bien el único, porque no practica otro movimiento. Pero entendemos perfectamente su elección porque con ese simple movimiento que combina flexión con salto trabajas todos estos músculos:

1.- Piernas

Obviamente las extremidades del tren inferior están en continuo trabajo porque tienen que subir, bajar, subir, bajar… ¡y saltar! Por eso en unos minutos de continuo movimiento de esta intensidad te marcará los músculos de éstas enseguida.

2.- Abdomen

Al hacer movimientos basados en las flexiones, debes tener el abdomen fuerte, metido hacia dentro en todo momento, como si quisieras tocar la espalda con el ombligo. Esto hará que se fortalezca de una manera brutal. ¡Abdominales garantizados!

3.- Brazos

Si a ti lo que te gusta es tener los brazos de una dureza similar al acero, con este ejercicio lo conseguirás. Al tener que soportar el peso del cuerpo con cada bajada y subir los brazos con fuerza en cada salto las agujetas los primeros días están aseguradas, ¡pero los resultados también!

4.- Espalda

Aunque a veces sea una gran olvidada a la hora de entrenar, la espalda bien trabajada queda de lujo. Y no hace falta hacer pesas para conseguirlo, con la rutina del tuitero japonés lo conseguirás, porque se mueven todos los músculos de tu cuerpo a la vez con cada repetición.

Y ahora es cuando te preguntas, ¿pero esto funciona? La respuesta es un sí rotundo, ¡porque él mismo, aunque lo ves muy fibrado en el vídeo, antes estaba gordito! Y ha compartido una foto del antes y el después de su propio cuerpo siguiendo esta rutina, mira:

 

El tiempo que ha tardado en conseguirlo ha sido exactamente cinco meses, dedicando casi el mismo tiempo que tardas en lavarte los dientes, ¡el cambio es espectacular! Y lo mejor es que la foto no tiene ni trampa ni cartón, ¡guau! Esto significa que si nos ponemos ahora mismo a practicar su rutina, para febrero tendremos un cuerpo súper fuerte y sin cuota de gimnasio. ¿Te animas a conseguirlo?