La desolación que se está viviendo ahora mismo en las calles a causa del coronavirus no tiene nada que ver con la juerga que algunos creadores de contenido están montando en redes. Con un talento natural para la parranda virtual, Ibai Llanos es uno de los que mejor está aprovechando este momento en sus perfiles públicos.

 

Después provocar carcajadas con sus clases maestras de español a un compañero del equipo para el que trabaja, y de ofrecerse para enseñar a famosos cómo se hace un stream, decidió que era buena idea celebrar y narrar un partido de liga suspendido por la epidemia. Como las prohibiciones afectan a los campos de fútbol, a él se le ocurrió una alternativa.

 

Ni más ni menos que Sergio Reguilón (lateral izquierdo del Sevilla) y Borja Iglesias (delantero centro del Betis) aceptaron el reto de echar un partido virtual narrado por el vasco, ya que el derbi que iba a enfrentar a sus equipos se canceló. La retransmisión congregó a 60.000 personas solo por Twitch, es decir, 15.000 más que el aforo máximo del estadio del Sevilla.

 

La retransmisión estuvo plagada de grandes momentos gracias a la química de Ibai con su buen amigo Ander Cortés, periodista y compañero de club del vasco. Sus acertados análisis además eran cachondos a más no poder, fruto de una amistad que llevan décadas alimentando.

 

Al final fue el Betis el que se llevó el gato al agua, con un rácano pero emocionante 0-1 que Borja Iglesias celebró como si hubiera sido un partido real. “Muchísimas gracias a todos los que os habéis sumado a esta locura”, escribía después en su perfil de Twitter, donde hasta la cuenta de su equipo se hacía eco del logro. “Esperamos que os haya gustado y lo hayáis disfrutado ambos. Mucho ánimo con la situación a todos, y en nada estamos dando guerra”.

 

Reguilón, por su parte, también estaba abatido como si hubiera perdido un partido de verdad, y la entrevista con Ibai en “la zona mixta” dejó pullas por parte del vasco. En cualquier caso, una grandísima iniciativa que demostró ser del interés de la gente. Seguro que en los próximos días vemos más cosas como estas, por mucho que Llanos diga que “ha sido lo más raro” que ha hecho en su vida.