El fenómeno Karmaland pilló por sorpresa a los youtubers y sobre todo a la audiencia. La invención de Vegetta reúne habitualmente a nueve de los nombres más relevantes de YouTube: Fargan, Alexby, Lolito Fernández, Mangel, WillyRex, AuronPlay, Luzu y ElRubius. Un dream team español que arrasa en visitas, y que a pesar de todo no ha sido suficiente para estar en el podio de las tendencias.

Primero fue Ibai, que amagó con una versión (Cutreland) muy acorde a su nombre. Inquieto en redes como un pez sin agua, el vasco pasó rápido de página, pero entonces llegó TheGrefg y se inventó Calvaland. El murciano aparcaba temporalmente Fortnite para probar en territorio Minecraft con un resultado que ha beneficiado mucho también a sus colegas del Escuadrón Salchichón.

 

Quizá a raíz de estas iniciativas (todas muy exitosas), youtubers con menos seguidores han vuelto a subir al cuadriculado juego también con visitas muy notables, y sobre todo premiados por el algoritmo de la plataforma colocándoles en las primeras posiciones de vídeos recomendados.

 

La pregunta entonces es: ¿le pasa algo a Karmaland? ¿Tiene que cambiar su formato? Hay que empezar diciendo que cada participante de la serie tiene su propia frecuencia de vídeos y se inventa la historia que quiere, lo que le da su toque loco personal. Sin embargo, también significa que es más difícil seguir el hilo.

Luego, hay participantes que hacen apariciones esporádicas. Mientras Luzu sube un vídeo al día, Mangel se pasa muy de vez en cuando. Y luego está el tema de las duraciones: es muy normal que Vegetta suba vídeos de dos horas (y aun así triunfen), si bien ponen más difícil que los seguidores se enteren bien de qué va el episodio de alguno de los otros participantes.

 

Que AuronPlay se haya ido casi definitivamente a GTA V (su serie con Gustabo es una risa constante) no ayuda a que Karmaland se mantenga en lo más alto del 'gaming stremeado'. De vez en cuando se mete en Minecraft, aunque sus historias de atracos parece que le tienen enganchado.

A pesar de todas las dificultades que pueda estar atravesando, unas elecciones, un evento como el del meteorito o la inclusión de otro participante salsero (¿os imagináis que invitan a Dalas Review?) puede ser la mecha que la serie necesite para volver a la cima. Y si no es con eso, algo se les ocurrirá; imaginación no falta en ese grupillo.